Saltar al contenido
❶ Blog Ciclismo Buen Pedaleo TWE- Ropa Ciclista Mujer Spinning

Cremas antifricción para evitar rozaduras con el sillín

Productos para evitar escoceduras y llagas con la badana y el asiento de la bicicleta

En este artículo te voy a hablar sobre las rozaduras y escoceduras producidas por la fricción del culotte con la entrepierna y las cremas antifricción que hay en el mercado para evitarlas y en otros casos curar las heridas producidas por la misma.
El roce del muslo con el sillín es la principal causa de las molestias y afecciones que se producen en la entrepierna del ciclista.

Quien más o quien menos que haya practicado ciclismo alguna vez, habrá tenido algún tipo de problema de escoceduras con el sillín de la bici, o molestia de cualquier tipo con el asiento de su bicicleta.

Zonas donde se puede producir una rozadura

La zona más expuesta a rozaduras es principalmente la de la entrepierna, justo en la zona interna del muslo anexa a nuestras zonas íntimas. Aunque en casos graves, la misma se puede extender a las zonas aledañas, como puede ser el caso de una rozadura incipiente a la que ne prestamos atención y se extiende por toda la entrepierna hasta llegar a zonas menos expuestas en principio.

Razones por las que se producen rozaduras

La fricción de la piel con la badana o culera produce una irritación de la piel en la zona de la entrepierna que puede llegar a ser muy molesta.
Dicha fricción puede producir rozaduras, irritación o escoceduras que se pueden convertir en una herida más grave.
En ocasiones se puede producir un es una inflamación de la piel causada por la infección de un folículo piloso (la raíz de un pelo o vello), que puede ser aprovechado por bacterias oportunistas para producir lesiones de mayor gravedad (infección).

En el mejor de los casos el problema remite si nos apeamos unos cuantos días de la práctica ciclista y le damos a la zona un descanso para permitir la recuperación de la piel.

Estos son las principales razones por las que se puede producir una rozadura:

  1. Un sillín inadecuado
  2. Postura inadecuada sobre la bici
  3. Un culotte con una badana inadecuada
  4. Predisposición del ciclista (piel fina)
  5. Exceso de sudoración
  6. Falta de higiene en la zona

1. Asiento o sillín inadecuado

Un asiento de bicicleta que no se adapte perfectamente a nuestra anatomía nos a a dar problemas de todo tipo. Principalmente sobre el área inferior sobre las que nos apoyamos (perineo), en le la zona lateral del culotte.

Trucos y tips
El culotte o pantalón del ciclista recibe muchos nombres parecidos, como: culotte, culote, shorts o pantalón ciclista.
Todos son sinónimos y todos son exactamente iguales.

Los ciclistas no nos sentamos en el sillín, lo que hacemos es tomarlo como punto de apoyo para cumplir con el objetivo final, cual es el de dar pedales con la mayor potencia posible. Por lo tanto, cuando vamos en la bici no debemos tomar el asiento como si del sofá de nuestras casas se tratara.

Ni demasiado ancho, ni demasiado estrecho; ni demasiado blando ni demasiado duro. El asiento tiene que tener la forma y la dureza adecuadas a nuestra condición y a nuestro tipo de ciclismo.

Trucos y tips
Tres son los punto de apoyo que el ciclista toma sobre la bicicleta, los restantes son las manos sobre el manillar y los pies sobre los pedales. Creo que esto es tan obvio que no requiere de mayores matices.

2. Postura inadecuada sobre la bici

Dentro de lo que son los ajustes básicos de la bici, los que afectan a la postura sobre el asiento son fundamentalmente tres:

  • La altura del asiento (tija)
  • El avance o retraso (ajuste del riel)
  • Inclinación sobre la horizontal (ajuste ángulo)

Dentro de los mismos, el primero se realiza sobre el tornillo o cierre rápido que hay sobre la terminación del tubo vertical del cuadro, y los dos siguientes se pueden ejecutar sobre el tornillo que va en la puntera de la tija, justo debajo del asiento.

Te remito a que eches una mirada a mi artículo sobre los ajustes básicos de la bicicleta, donde abordo este tema de una forma mucho más amplia y específica.

Los 7 ajustes básicos de la bicicleta

3. Culotte con badana inadecuada

Primero que nada: nunca uses ropa interior debajo del culotte. Esta prenda está pensada para que la badana o acolchamiento vaya en contacto directo con la piel.
Tampoco es buena ideas montar en bici con ropa de calle, pero esto es algo va a depender del tiempo y la distancia que vas a pedalear.

Dentro del culotte se esconde todo un tesoro que debemos cuidar al máximo. Particularmente para mí, se trata de una zona que guardo y cuido con mucho celo.

Qué lejos quedan ya aquellas badanas de piel de gamuza que ofrecían muy poca protección y que cuando se lavaban se acartonaban y endurecían hasta parecer una tabla de madera.

Trucos y tips
Para ciclismo urbano, y para todos aquellos ciclismo en los que no es muy práctico ir vestido de ciclista, mi consejo es que uses unos shorts (calzoncillos o braguitas) con badana incorporada.
De ese modo no tienes que cambiarte de ropa cuando salgas a pedalear.
Los he usado y lo recomiendo para este tipo de situaciones.

Las modernas badanas están hechas de tejidos sintéticos como el Spandex o CollMax, e interiormente llevan inserciones de gel que amortiguan las vibraciones producidas por las irregularidades del terrenos y que se transmiten hacia el asiento de la bici.

Badanas de gel para culottes de hombre unisex y mujer para ciclismo ruta carretera y montaña mtb
Badanas de gel para culottes de hombre unisex y mujer

Las inserciones de gel para ofrecen un excelente amortiguamiento y una gran comodidad al ciclista. Suelen estar especialmente reforzadas en las dos zonas donde apoyamos la cadera sobre el asiento (huesos isquiones).

Los culotes de mala calidad no ofrecen ese tipo de características, por lo que si tu culotte es malo, mi consejo es que le cambies la badana por otra de calidad, o que directamente cambies la unidad entera por otra e mejor calidad.

Trucos y tips
En el mercado hay muchos precios y calidades de culottes. Mi consejo es que elijas aquel que se adecúe a tus exigencias como ciclista.
Si tus salidas son cortas, no es necesario gastarse una fortuna en una Pro.
Si por el contrario lo tuyo son las salidas de gran fondo (más de 3 horas), entonces deberás elegir uno de prestaciones premium.

Los mejores culottes están cosidos con costuras especiales planas que resultan muchos menos agresivas par la piel. También es importante que la prenda tenga los sobrantes de las costuras y del tejido adecuadamente recortados. Todo suma.

Trucos y tips
También hay badanas de hombre y de mujer. Las primeras son más alargadas y estrechas, mientras que las segunda son todo lo contrario. La diferencias no es radicalmente significativa, pero puesto a escoger…
Tú decides.

4. Predisposición genética (piel fina)

En general todo el mundo tenemos la piel fina en la zona de la entrepierna, pero hay personas como yo, que tenemos tendencia a sufrir de rozamientos y heridas a la primera de cambio.
La solución es utilizar una buena crema hidratante anti-rozaduras o anti-fricción.

A la hora de poner la crema, hay dos posibilidades. Ponerla sobre la badana o ponerla sobre la piel.
Yo prefiero la primera opción por varias razones:

  1. Ponemos la crema en el sitio justo donde tenemos el problema
  2. Usamos menos producto
  3. Evitamos embadurnar toda la badana, lo cual es desagradable

En todo caso debes saber que hay cremas específicas para poner sobre la badana y otros sobre la piel.

La primeras es una crema para badana (tal cual) para antes de hacer ejercicios, mientras que la segunda es una crema regeneradora para la piel, pensada preferentemente para después del ejercicios. Pensada en específico para cuando ya tienes algo de herida y también para usar preventivamente.

La mayoría de esta últimas también son adecuadas para aplicar a otras zonas del cuerpo no específicas del ciclismo.
Como siempre lee las instrucciones de uso del fabricante.

Hay marcas que valen para ambos cometidos y otras que tienen ambas versiones para un uso más específico. Lee bien la indicaciones del producto y también las instrucciones de uso.
Tú decides.

5. Exceso de sudoración

Las personas que sudamos muchos tenemos tendencia a sufrir de rozaduras con mayor facilidad. El entorno húmedo que proporciona el sudor favorece el reblandecimiento de la piel y la proliferación de bacterias. Lo cual nos lleva directamente al siguiente punto.

6. Falta de higiene en la zona

Si después de una salida en bici no te lavas la zona adecuadamente, favorecerás la proliferación de bacterias y más pronto que tarde tendrás problemas en esa zona.

También es importante lavar la ropa, por las mismas razones.

Comparativas de cremas antifricción antirrozaduras para ciclismo

Dependiendo del tipo de ciclismo que hagamos y del tipo de bicicleta que usemos, así será la relación que guardan nuestras posaderas con el sillín, los grandes protagonistas del presente artículo.

Los apoyos pueden ser diversos, dependiendo de la modalidad ciclista que practiquemos: ciclismo de paseo, donde el ciclista lleva una postura bastante erguida y generalmente no suele llevar ropa especializada de ciclista. Aquí lo que prima es la comodidad y la naturalidad.

En el ciclismo de ruta se busca todo lo contrario: el ciclista lleva ropa especial, especial mención al culote, con una especie de gamuza acolchada que provee de de bastante confort sobre un asiento diminuto y bastante duro.Desde el punto de vista del ciclista de paseo, se trata de una auténtica aberración.

El el «mountain biker» (mtb) tenemos un caso a mitad de camino entre la bici de ruta y la de paseo, guardando un término medio entre el tipo de asiento para paseo y el empleado para ruta.

La modalidad más extrema la tenemos en las pruebas de contra-reloj o triatletlón. En ambos casos la postura sobre el asiento y el tipo de sillín son iguales (o muy muy parecidas). En esta modalidad el ciclista se apoya sobre la puntera o nariz del asiento.

No voy a considerar las modalidades ciclista en las que el deportista va siempre de pie sobre los pedales; en casi todas el sillín no se utiliza, o incluso ni siquiera se monta en la bicicleta.

Como currar las heridas producidas por el asiento en la entrepierna

La mejor forma de tener problemas es la prevención, pero… en el caso de que ya tengamos la herida, te voy a dar los mejore consejos para su cura.

Estos son los mejores remedios para curara las heridas producidas por las rozaduras o fricciones de la piel con el asiento (badana) :

  1. Date un descanso de unos días. Durante ese tiempo, si la herida es grave, intenta no usar ropa interior o bien usa una que no lleve costuras ni elásticos en esa zona (tipo boxer)
  2. Guarda una higiene estricta de la zona, lavándola varias veces al día
  3. Utiliza una crema cicatrizante con antibiótico después del lavado. Puedes usar una específica o también sirven las de bebés
  4. Cambia de ropa frecuentemente, y por supuesto, no te pongas ropa sudada
  5. Si hace calor o sudas muchos, los polvos de talco son excelentes pera mantener las zona seca y favorece la cicatrización

Trucos y tips
Durante siglos se vienen utilizando los polvos de talco para prevenir las lesiones que produce el pañal de los bebés en su frágil piel. Por lo tanto son excelentes para regenerar una herida en un adulto por sus propiedades calmantes, desodorantes y antimicóticas (anti hongos).
Procura no inhalar los polvos de talco que se esparcen por el ambiente, no son demasiado buenos para las vías respiratorias.

El asiento de bicicleta

La parte de nuestra anatomía que toma contacto con el asiento de la bicicleta es la pelvis. Compuesta por tres huesos de articulación rígida (sin movimiento entre ellos), está compuesta por: íleon, isquion y pubis.

Aunque es bien conocido que existe ciertas diferencias entre la cadera masculina y la femenina, para las funciones y peculiaridades tratadas en el presente artículo, estas diferencias tienen nulo efecto sobre cualquiera de ellas. Quiere se decir por tanto, que aplican exactamente igual para ambos sexos.

La relación entre el ciclista, la bicicleta y la modalidad, va a determinar muy directamente la morfología y funcionalidad del asiento. Podemos variar su altura, su avance, la dureza, la forma, el ángulo sobre la horizontal, el ángulo de poyo del ciclista, y un largo etcétera.

Si cualquiera de estos parámetros no está adaptado a la anatomía del ciclista y la modalidad del ciclismo, cualquiera de ellos es susceptible de producir dolor o molestias sobre la zona inguinal, la zona que solemos apoyar cuando vamos sobre el sillín.

Apoyo de la cadera sobre el sillín

Por la parte frontal del pubis, cruzan los nervios, arterias y venas que se encargan de nutrir toda la zona inferior de la cadera, la zona inguinal, órganos sexuales, etc. En la imagen superior podemos ver distintas vistas de una cadera humana, donde en rojo se han diferenciado las zonas y los conductos encargados del citado riego.

Hueco para el paso de nervios y arterias/venas

En la figura «A» tenemos una cadera humana masculina (la femenina es válida igualmente para el tema que tratamos) con la zona púbica por donde cruza el riego marcada en rojo. Se trata de la zona por donde pasan los conductos, unas estructuras que cruzan por la zona media de la cadera a la altura del pubis, pasando entre los isquiones. Es ésta la principal razón de que los asientos prostático no lleven meterial desde el centro del asiento hasta la puntera o nariz. De esta forma, dejamos un hueco intermedio para el riego sanguíneo, apoyando los huesos isquiones sobre el sillín, pero liberando de toda presión los conductos que se encargan del riego. Este factor es tanto más importrante cuanto más agresiva sea la postura del ciclista sobre la bicicleta, siendo mínima en posiciones erguidas y máxima en posturas avanzadas y bajas como la del contra-relojista o el triatleta.

Zona de paso

En la figura «B» y «C» podemos ver una esquematización simplificada de lo que serían los conductos encargados del riego, vistos desde la parte frontal y trasera de la cadera, y su relación con el apoyo del sillín.

Pinzamiento de los conductos

En la figura «D» tenemos una cadera vista desde atrás, donde se ha perdido el alineamiento de ésta con el sillín. Podemos apreciad el pinzamiento de los conductos del riego entre la cadera y el asiento. Se puede apreciar la gran importancia que tiene la canal que atraviesa a lo largo los sillines anti-próstata con el objeto de evitar que los conductos sean aprisionados entre el hueso de la cadera y el asiento.Llegados a este punto se hace más importante la valoración de asient alternativos sin puntera, como el famoso ISM Adamo, el cual vamos a ver inmediatamente.

Sillines alternativos

Los sillines alternativos podrían ayudarte a mejorar el riego de la zona de apoyo del sillín, la zona perineal.
La forma que tenemos para realizar ésto es eliminar o suavizar la presión que el cuerpo ejerce sobre las arterias, venas y nervio que cruzan frente al pubis encargados de alimentar todos los órganos de la cadera.

Cuanto más adelantada sea nuestra postura sobre el sillín y más baja sobre la bicicleta, más crítico e importante va a ser el cuidado del riego sanguíneo situado en dicha zona.

En la figura inferior podemos ver tres postura típicas de ciclistas sobre la bicicleta, con diferentes apoyos de las manos sobre el manillar y distintas huellas de apoyo sobre el asiento.


Partimos de una postura cómoda y relajada como la de un ciclista en bici de paseo, pasando por la postura de bici de montaña (MTB), pasando a la postura de el ciclista de ruta, para acabar finalmente en la postura baja del rutero. La quinta sería la de un ciclista de contra-reloj, con su apoyo bajo y adelantado, el cual no hemos incluido en la imagen por cuestiones de espacio.

En la imagen se aprecia perfectamente las cuatro postura típicas con sus ángulos y sus apoyo sobre el sillín.

Los asiento típico para evitar los problemas que produce el apoyo del asiento sobre los conductos del riego, son los asiento sin nariz o puntera, cuyo referente más importante es la línea de asiento ISM Adamo o también los asientos Spongy Wonder o los Duopower.

Todos tienen un diseño sin nariz, soporte esquelético y partes ajustables que se mueven con tu cuerpo. Todso se caracterizan por tener un comportamiento benigno con el perineo, próstata, coxis o los genitales. Podrías sacar especial beneficio si has tenido cirugía de próstata o tienes lesiones que hacen que los asientos convencionales resulte poco adecuados.

Este tipo de asiento está especialmente indicado para ciclistas que tengan algún tipo de problema con la próstata, disfunción eréctil o cualquier otra patología relacionada con la zona inguinal. Sin embargo, cualquier ciclista puede ver mejorada sus sensaciones con el sillín si se coloca un asiento de este tipo en su bicicleta.

Patologías relacionadas con el sillín

Los trucos y consejos dados en este artículo están fundamentados sobre la base de sintomatologáis benignas del perineo y zonas afines. Si en tu caso hay algún tipo de patología médica, es al médico a quien debes pedir consejo para que te realice un diagnóstico y un tratamiento para su curación.

Este es un listado de las patologías más frecuentes con esa zona: ano imperforado, dermatitis, hemorroides, absceso, fisura, fístula perineal,  fístula recto-vaginal, prolapso rectal, rectocele, quiste pilonidal, condiloma, herpes genital, gangrena de fournier, pólipo, quiste de bartholino, hiperplasia benigna de próstata, prostatitis, y un largo etcétera.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES - DEJA TUS DUDAS EN LOS COMENTARIOS