Saltar al contenido
❶ Blog Ciclismo Buen Pedaleo TWE- Ropa Ciclista Mujer Spinning

Cómo ir en bicicleta al trabajo por ciudad

Viajar por ciudad, ciclismo urbano y cicloturismo

Hasta no hace mucho, era bastante raro ver a alguien con traje y corbata, vestido para ir en bicicleta al trabajo. Son muchas las personas que cada vez toman la decisión de ir al trabajo con la bicicleta. Hay varias razones para ello, como la cuestión puramente económica, deportivas, por salud, o simplemente para disfrutar de la cada vez mayor red de carriles bici que hay en las ciudades.

Ventajas de ir al trabajo en bicicleta
Ventajas de ir al trabajo en bicicleta

Ciclismo urbano para ir al trabajo

No es que el fenómeno de ir al trabajo en bici sea exclusivo de las ciudades, pero no es menos cierto que es en ellas donde la circulación en bici supone una gran ventaja respecto al resto de vehículos. Las razones son bastante obvias:

  • Trazados más cortos y/o con menos tiempos muertos debido su capacidad de sortear o gestionar el tráfico.
  • Facilidad para aparcar: lo ideal es una bici desmontable que podemos meter en una funda que dejaremos a buen recaudo en nuestra zona o puesto de trabajo. En cada caso particular habrá que estudiar la solución más idónea, generalmente una farola, un árbol o un aparcamiento específico para motos y bicicletas.
  • Vías en parques y/o jardines que nos proveen de atajos frente al recorrido de los vehículos a motos.
  • Mayor capacidad de maniobra. Poco merece comentar en este punto; por donde no entre una bicicleta será bastante complicado pueda hacerlo cualquier otro otro vehículo.

Hay algo que todos sabemos, y es que para ciertas distancias cortas y para ciertos sitios, la bici es mucho más rápida que el coche o el transporte público. Se ha comprobado que en una ciudad tipo, para desplazamientos de unos 5 Km o menos, se llega antes al destino.
Con la bicicleta podemos llegar directamente desde el punto de origen al de destino, mientras que en coche necesitamos buscar aparcamiento y el autobús o el metro raramente tienen la parada justo al lugar de trabajo.

La vieja bicicleta es capaz por sí misma de ofrecernos placerse simples, ver nuestra población desde otro punto de vista, experimentar la visión de ver el mundo de otra manera mucho más inmediata y cercana. Sin embargo antes de tomar la decisión de ir al trabajo en bicicleta, hay algunos factores que deberemos valorar a la hora de plantearnos nuestro proyecto como nuevo «urban-biker».

Por otro lado es importante valorar las grandes ventajas de usar la bicicleta:

  1. Podrás descubrir o rescatar rincones olvidados de tu ciudad.
  2. Tendrás una perspectiva muy diferente de la ciudad como modo de vida.
  3. Volver a sentir el simple placer de pasear en bicicleta. Parece mentira pero las pequeñas cosas de la vida no las valoramos en su justa medida. La vida es en sí todo un regalo, así que encontrar pequeños momentos para enriquecer nuestra existencia y añadir vida a los años, es todo un regalo de los dioses.
  4. Se acabó el gimnasio. Tu medio de transporte es a la vez un deporte y un modo de hacer ejercicio extraordinario. Ya nunca más tendrás que ir al gimnasio para mantenerte en forma. Ahora podrás tener mucho más tiempo para hacer otras cosas más importante que hacer ejercicio «ala fuerza», como por ejemplo estar con tu familia.

Razones y excusas para no usar la bici

Existen muchas ciudades a lo largo del mundo perteneciente a la civilización occidental que emplean la bicicleta profusamente. Sin embargo, en las ciudades donde se da este fenómeno no son siempre los mejores sitios para practicarlo si nos atenemos a la teoría.

Muchas son las excusas esgrimidas por los amantes del coche para no ir en bicicleta; es curioso, pero en ocasiones son las mismas para ir como para no ir. Definitivamente las mayores limitaciones están en nuestra cabeza y no en la bicicleta o la ciudad.

Si ya estás buscando escusas para no tomar tu bici ya voy a darte algunas de las más socorridas por parte de los usuarios que han tomado la decisión de no ir en bicicleta por la simple razón de que:

Hace demasiado calor: Ciudades súper calurosa donde las haya, Sevilla es la ciudad española donde más se practica el uso de la bici como medio de transporte urbano. Es muy cierto que con temperaturas extremas hay que tomar algunas precauciones con la bicicleta, pero ya te digo que ir en bicicleta en un entorno muy caluroso es más fresco que ir andando.

Hace demasiado frío: Es curioso, pero las dos siguientes ciudades en el ranking de redes urbanas para bicicletas son San Sebastión y Vitoria, ciudades del norte de España que no se caracterizan precisamente por climas templados. Para evitar pasar frío, la clave está en un cortavientos para ciclistas, una prenda muy fina que se puede guardar muy fácilmente cuando lleguemos a nuestro destino.

Está lloviendo siempre: la ciudad europea donde más extendido está el ciclismo urbano es Amsterdam. La capital holandesa tiene 18 días de lluvia al mes de promedio, que son unos 216 días de lluvia al año.
Curiosamente el mes de agosto es el más lluvioso, y en una misma jornada puede granizar, llover, salir el sol y nevar. La opción cómoda (coche particular) nos costaría en el centro de la ciudad algo así como 4,40 euros por hora y un ticket diario puede rondar de 26,40 a 39,40 euros, según la zona.

Debemos ser conscientes, todo el mundo no puede hacer uso de la bicicleta por diversos factores, los cuales no son el objeto del presente artículo. Para el resto, estos tres ejemplos son una evidencia de que el cuando se quiere hacer algo se hace, mientras que cuando no queremos hacerlo, ponemos todas las excusas posibles.

Por si no se te ocurre alunas más, yo te puedo ayudar en el listado de las más socorridas: hace viento, hay demasiado tráfico, no hay tráfico y me aburro, la bici que tengo es muy mala, no estoy bien equipado, mis amigos van todos en coche, no tengo ganas, me siento cansado, llego sudado y acalorado, me encuentro en baja forma, es demasiado duro… etc, etc, etc.
Todas son excusas para tomar la bici y salir de zona de confort, principal problema real por el cual todos ponemos excusa para no hacerlo.

¿Cómo ir en bicicleta al trabajo?

Para ir en bicicleta al trabajo tenemos que hacer algunas pequeñas transformaciones a nivel personal y en nuestra montura.

Estos son algunos de los consejos que te propongo para ir en bicicleta al trabajo.

La transformación de ciclista a trabajador

Primero que nada hay que puntualizar que se trata de un estereotipo muy generalizado, pero que no hace honor a la verdad. Ni todos los ciclistas van vestido con maillot y culote, ni todos los que van al trabajo en bicicleta usarán chaqueta y corbata en sus puestos de trabajo.
Por supuesto que todo lo dicho es perfectamente aplicable para las féminas. En el caso de «la transoformación» femenina tal vez tengo algo más de complicado por la sofisticación que viene ligada al sexo, pero… no debe servir de excusa.
«Las excusas es aquello que esgrimimos cuando no tenemos ganas de hacer algo e intentamos convencer al prójimo, y lo peor, engañarnos a nosotros mismos».

Antes de plantearnos ir al trabajo en bici, debemos hacer una lista para crear un esquema sobre los pasos y los obstáculos que nos vamos a encontrar.
Cada trabajador tendrá unas condiciones y unas peculiaridades típicas de su trabajo, pero de lo que no hay la menor duda es que con la debida planificación y con las medidas oportunas, casi todas las circunstancias son salvable.

La ropa y accesorios de la bici y el trabajo

Lo más recomendable es utilizar una ropa para la bici y otra para el trabajo. Sin embargo dependiendo del sitio, de la climatología y del puesto de trabajo, hay algunas prendas que podremos usar para ambas actividades.

Una de ellas puede ser los zapatos o zapatillas. En todo caso es importante tener una taquilla o habitación para el aseo y el cambio de vestimenta. También es importante que la bici tenga lugares donde llevar objetos, o incluso llevar una mochila por el propio ciclista.
Sobre los tipos de bicicleta más adecuada te hablaré más adelante.

La planificación empieza en casa. Es allí donde deberemos llevar todo minuciosamente preparado de tal forma que no se nos quede nada pendiente ni tampoco que tengamos que llevar artilugios innecesarios. Para ello, una lista escrita a mano o impresa, será de mucho utilidad para que no se nos olvide nada.

La cantidad de variables es ingente, así que para proponer un ejemplo, haremos el de un chico que vive a una 1/2 hora de su lugar de trabajo, usa una bici urbana y viste con chaqueta y corbata. Creo que si solucionamos este situación se podrá extrapolar fácilmente a otras situaciones. Lamentablemente no soy mujer, así que no entiendo mucho sobre los asuntos relacionados con la belleza femenina, muy importante socialmente hablando, todo sea dicho.

Prendas y accesorios para la bicicleta (ida al trabajo):

Primero que nada la prenda más importante de todas: el casco.

Millot, camiseta, camiseta interior, chaqueta, chaqueta cortavientos o chaqueta de chándal para la parte de arriba.

Para la parte de abajo podemos empezar con un culote de ciclista (corto o largo según tiempo), un pantalón de chandal, pantoles elásticos de cualquier tipo, pantalón de traje para casos muy particulares. Para evitar el uso de culote, podemos usar un asiento «cómodo» o bien un asiento más racing con una funda con inserciones de gel. Con esto haremos que el asiento se asemeje lo más posible a un buen sofá.

Para calzado podemos optar por unas zapatillas de deporte convencionales, zapatillas de ciclismo treking, zapatillas de ciclismo con calas de MTB (y los correspondientes pedales en la bici), o bien los mismo zapatos que los usados en el trabajo. Optar por una opción u otra tiene sus ventajas e inconvenientes que deberás valorar convenientemente en tu caso particular.

Si vives en una zona de cierto frío, deberemos plantearnos el uso de ropa interior. Las hay especiales para ciclismo que ocupan muy poco y tienen una capacidad de abrigo sobresaliente.

Prendas y accesorios para la bicicleta (vuelta del trabajo):

Si vamos a usar la misma ropa que en la ida, es importante que una vez quitada la dejemos en un lugar donde podamos ventilarla. En caso de usar ropa interior, aconsejo usar prendas diferentes en cualquier caso. Sin embargo es tu tarea valorar qué te conviene más. Todo depende de las preferencias y peculiaridades de cada físico y de cada gusto y/o costumbre.

Si llevamos prendas nuevas para la ida, sobra decir que deberíamos haberlas separado convenientemente. Podemos llevarlas en otra alforja, valija o bolsa de deporte, o bien en la misma bolsa separada por compartimiento, o bien en bolsas de plástico independiente.
Y al llegar a casa la recompensa: una buena ducha y prepara convenientemente el paquete para el próximo día.

Prendas y accesorios para la bicicleta (dentro del trabajo):

Una vez llegamos al trabajo con la bicicleta, puede ser que alguna de las prendas que llevamos nos puedan servir para el puesto de trabajo. La mayoría de las veces puede que no sea aí, así qeu lo ideal sería que en el propio trabajo tengamos un lugar adecuado para tener la ropa limpia (en algunos casos con recambios incluídos para posibles incidencias no previstas).

Puede que necesitemos una ducha antes de cambiarnos. Probablemente en el lugar de trabajo haya un lugar habilitado para los trabajadores que pueda cumplir esa función, o bien un simple lavabo un pequeño surtido de tohallitas y jabón para lavarnos como así lo suelen hacer los gatos, a trozos y como dios ilumine.

Si no tienes ninguna de esas opciones, puedes optar por utilizar los servicios de ducha de algún gimnasio o clug deportivo cercano al lugar de trabajo. Aquí se impone el sentido común y la propia imaginación sobre todo lo demás.

Si estás pensando que suena complicado, todo depende del sentido que le demos y del enfoque de nuestra mente. En la vida casi cualquier cosa complicada se puede repetir el suficiente número de veces hasta que se haga fácil y rutinaria.

La otra opción menos «complicada» es usar el coche, el estres, poner el reloj 1,5 horas antes de la hora de entrada al trabajo, buscar aparcamiento o en su caso, pagar la plaza del aparcamiento, el autobús, el metro, tragarse los semáforos, estar todo el día empotronado en una silla (incluídas las 8 horas enfrente de la computadora), el sobrepeso, colesterol, triglicéridos, las tallas de la ropa que se nos quedan estrechas, la falta de vitalidad… ¡creo que no necesito alargar la lista, porque ya todos sabemos el otro lado de la moneda!
«Sarna con gusto no pica»; tuya es la decisión.

La distancia del recorrido y cómo atajarlo

En la ciudad las distancias en bici se miden con una vara de medir bastante diferente a la utilizada con los vehículos a motor. Se trata de una metáfora para dejar claro la gran relación que existe entre tiempo y distancia.

Como bien decía Einstein, ambos son relativos, y en ciudad o cualquier otro trazado realizado en bicicleta, las distancias y el tiempo empleado en trazarlas puede se muy distinto a las que se realizan con un vehículo a moto, especialmente si se trata del automóvil, un modelo de desplazamiento en ciudad que ya ha alcanzado el grado de saturación para convertirse en una auténtica plaga manifestada en forma de ruido, contaminación, aglomeración, acaparación, y no nos olvidemos, una gran fuente de ingresos para los ayuntamientos. La multa por aparcamiento indebido es la estrella estelar de todas las multas que se ponen en España.

Nuestra velocidad en bicicleta suele ser menor que la del tráfico rodado, pero no es menos cierto que las dificultades que la vía presenta al resto del tráfico, convierta a la bicicleta en ocasiones, en un serio competidor, tanto en calidad del transporte, como en tiempo ahorrado en cubrir el trayecto.

¿Por qué mejor calidad de transporte? Muy simple… las bicicletas no hacen ruido, no contaminan, no saturan las calzadas con colas interminables, no tienen dificultad en el aparcamiento, y no nos enervan, muy al contrario nos ofrecen una vía de escape al posible estrés de nuestro puesto de trabajo. Y seamos serios… ¿quién de nosotros no se estresa en el puesto de trabajo?

Supuestamente de eso trata la idea, ¿no es cierto? Buscamos ganar en calidad y cantidad respecto a nuestra capacidad de transporte a lo largo de nuestro recorrido para ir al trabajo.

La circulación en ciudad y las vías famosas para bicis

Normalmente los carriles para bicis suelen llevar un trayecto paralelo al del resto de la circulación rodada. Sin embargo hay algunas peculiaridades que lo diferencian claramente.

Peculiaridades que debe presentar un carril bici.

  1. Presencia de señales verticales y horizontales
  2. Cruce con otras vías
  3. Vías de paseo
1. La presencia de semáforos e indicaciones verticales y horizontales

En partes del recorrido compartiremos «obstáculos de la circulación», como semáforos, señales verticales y horizontales con el resto de usuarios de la circulación rodada a motor. Sin embargo en ciertos tramos de algunas ciudades, los carriles para bici pueden discurrir por trazados totalmente diferentes al resto del tráfico, lo que en diversas ocasiones redunda en una gran ventaja de tiempo y espacio. Hablaremos más sobre ello en el tercer punto.

2. Cruces o intersecciones con otras vías

A lo largo del trazado de un recorrido típico, también nos encontraremos con otros usuarios que no pertenecen a la circulación rodada a motor. Será frecuente que nos encontremos a personas andando (especialmente en pasos de cebra y pasos en intersecciones o cruces). También podemos encontrar a patinadores, personas paseando a su bebé, paseadores de mascotas, y todo un largo batiburrillo de usuarios de… «la acera».

Es muy cierto que la acera está para todos los nombrados, pero también es cierto que el fenómeno del caril bici es algo relativamente nuevo en las ciudades. Sencillamente somos muchos los usuarios que no sabemos ubicarnos exactamente en nuestro sitio cuando ponemos pie a tierra.

Todos reclamamos el espacio del carril bici para sí, pero es muy cierto que en el día a día veo que los ciclistas son uno más de los muchos tipos de «unidades de transporte» que nos aglutinamos y encontramos en este tipo de carriles habilitados para la máquina más perfecta y eficiente jamás inventada: la bicicleta.

A lo largo de las señales que son comunes para ambos, deberemos respetar todo tipo de señales y normas de circulación, exactamente igual que el resto de vehículos a motor. El echo de que nuestro vehículo vaya propulsado por energía orgánica humana no nos exonera de su cumplimiento como si de cualquier otro vehículo se tratara.

Un dispositivo muy útil y económico para implementar en nuestras bicicletas es un buen y sonoro timbre. Seguramente te ahorrará muchos problemas y bastantes pérdidas de tiempo.

3. Vías de paseo

Generalmente alejadas un poco del resto del tráfico rodado de la ciudad, suelen discurrir por zonas amplias de naturaleza un tanto alejadas del mundanal ruido. Todo un espectáculo para nuestros sentidos y todo un placer imposible de disfrutar a no ser que nos desplacemos de peatones. Sin embargo sólo con la bicicleta podemos ir como si volásemos a medio metro del suelo.

En mi opinión este tipo de vías deben ser más estrictas con el tipo de circulación rodada. Si se trata de un carril para bicis, son éstas y nada más que éstas las que deben circular por el mismo. Especialmente porque en vías despejadas con grandes posibilidades de alcanzar gran velocidad, no es extraño llegar a los 40 Km/h. El peligro de chocar con otro tipo de usuarios no ciclistas es mayor, y por tanto también debería ser mayo lo estricto de la norma.

En todas estas clases de vías hay señales específicas para las bicicletas, y por supuesto que deberemos de respetar aunque éstas estén pensadas para otro tipo de usuario.

Todos ello hace que la distancia a salvar por nuestra bici para ir al trabajo ronde los 10 Km aproximados. No obstante es una cifra que se puede alargar o acortar en función del trazado específico, de nuestro tipo de bicicleta, nuestra forma física y las ganas que tengamos de pedalear.


Las mejores ciudades del mundo para ir en bicicleta

A lo largo y ancho de este mundo, la verdad es que podemos encontrarnos de todo a la hora de movernos por ciudades con nuestra amiga la bicicleta.
A continuación he elaborado un pequeño ranking sobre cuales son las mejores ciudades del mundo para desplazarnos con ciclismo urbano.

¿Cuáles son las mejores ciudades de España y del resto del mundo para ir en bicicleta?

  1. Sevilla (España)
  2. San Sebastián (España)
  3. Vitoria (España)
  4. Copenhague (Dinamarca)
  5. Amsterdan (Paises Bajos)
  6. Utrech (Paises Bajos)
  7. Eindhoven (Paises Bajos)
  8. Amberes (Bélgica)
  9. Burdeos (Francia)
  10. Estrasburgo (Francia)

Sevilla, España

Que se ha convertido por derecho propio en la ciudad española con mayor número de carriles y vías para bicis de España. Según un estudio de la prestigiosa revista Copenhagenize.eu, la capital hispalense ocupa el cuarto puesto en el ranking de ciudades más amigables con las bicicletas, por delantes de otras ciudades muy honorables como podría ser la capital japonesa Tokio, la alemana Berlín o la Irlandesa Dublín, entre muchas otras.

Ciclismo urbano - Ir a trabajar en bici - Aparcamiento Sevilla
Aparcamiento de bicicleta en una plaza de Sevilla

Se ha efectuado un gran esfuerzo en pavimentar y renovar todo el trazado, a nivel de reestructuración de las vías, así como de los cruces y las señalizaciones.

Sin lugar a duda, la mejor participación en el despegue de la bicileta sevillana ha sido su servicio públido de alquiler de biciletas. Con vistas al turismo se ha creado un abono que no llega al los 12 euros de coste por disfrutar del servicio toda una semana.
Puedes conseguir información más detallada en el servicio del ayuntamiento: «Sevilla en bici«.

San Sebastián, España

En la ciudad guipuzcoana de Donostia podemos disfrutar de la nada despreciable distancia de 30 Km de carriles y vías para bicicletas. En una ciudad casi plana, podemos disfrutar del paseo y la vista panorámica, cómodamente, sin riesgos y disfrutando de unas vistas inmejorables.

Para solicitar información o reserva del servicio «Donostia-San Sebastian en Bicicleta» lo puedes hacer en Servico bicis Donostia dBiz, con un servicio de e-bikes (bicicletas eléctricas) de los mejores que puedes encontrar.

Vitoria, España

La primera ciudad española en construir una red con un sistema público de biciletas sobre el año 2004. Las ordenanzas municipales favorecen claramente el uso de la bicicleta en la ciudad y su zona de influencia. Consta con un ocho por ciento aproximado de ciudadanos que usan este medio de transporte tan ecológico para moverse por la ciudad.
En este sitio web puedes encontrar información relevante por el servicio público del alquiler de bicicletas.

Otras ciudades españolas, también con bastante uso y promoción del uso de la bicicleta, podemos encontrar por orden de importancia: Zaragoza, Córdoba, Albacete y Barcelona.
De este último grupo, destaca mencionar a Córdoba. La ciudad andaluza es la primera de España en el uso de la bici por habitante. El 10% de la población la utiliza como medio de tranporte, mérito destacado como para aparecer en este ranking.
Al igual que debemos mencionar «por méritos propios» a la ciudad de Madrid, la cual se encuentra las últimas en el ranking del uso de la bicicleta urbana.

Copenague, Dinamarca

La ciudad danesa fue elegida en el 2015 como la mejor ciudad europea para pedalear.

Con más de 390 Km de pistas para pedalear, como dato curioso decir que en los meses de invierno, más del ochenta por ciento da población utiliza la bicicleta para ir al trabajo o para realizar pequeños desplazamientos de la vida diaria, como ir a comprar o hacer gestiones rutinarias.

Hay muchas opciones de alquiler de biciletas, como la Bike the City, disponibles en un 24/7 (24 hora los 7 días de la semana). Toda incorporan pantalla táctil con GPS para una mejor experiencia del usuario sobre la bici.

Amsterdan, Paises Bajos

Sin duda el paraíso para un ciclista urbano.
La capital de los Países Bajos goza de una gran cultura ciclista desde hace años. La mitad del tráfico en la ciudad se hace en bicicleta; las facilidades para conseguir una bici del alquiler so muy amplias.

Existen innumerables rutas turísticas a lo largo y ancho de la ciudad, donde podemos acceder a la ciudad amurallada y el lago de Naarden, o realizar una visita al castillo Muiderslot, entre otros.

También muy recomendable una visita a los coloridos campos de tulipanes en la zona de los polders.

Utrech, Paises Bajos

La capital de los Países Bajos consta de cinco circuitos de carriles bici, siendo inaugurado el primero allá por el 1885.
Los cinco anillos para las bicis te pueden llevar a cualquier lugar, tanto en el centro como a los extrarradios de la ciudad.
Se trata de zonas llanas con distancias asequibles para la mayoría de ciclistas, con muchas zonas de amplia vegetación. Sin duda todo un deleite para la vista y para el espíritu.

Eindhoven, Paises Bajos

Tercera ciudad en este listado de «ciudades ciclistas», su red de vías especiales para ciclistas fue inspirada en sus otras dos hermanas.

Como curiosidad decir que uno de los primeros carriles para bici discurre por los lugares donde vivió el pintor Vincent van Gogh durante 1883 a 1885.

Rutas ciclistas por Paises Bajos Eindhoven Rondje Eindhoven
Rutas ciclistas por Paises Bajos Eindhoven Rondje Eindhoven

La oficina de turismo del la ciudad tiene toda la información que se necesite sobre “Rondje Eindhoven”, el sistema de numeración y señales empleado en muchas rutas ciclistas.

Amberes, Bélgica

Esta ciudad belga también cuenta con uan amplia red de circuitos de carriles bici.
El alquiler de bicicletas está muy extendido, y conste de infinidad de puntos donde por unos 9 euros puedes alquilar la bici por una semana.

El ayuntamiento de la ciudad organiza regularmente tours turísticos para visitar puntos de interés turístico, aqueológico e históricos de la ciudad.

El recorrido más básico pasa por la Estación Central, la Catedral, el museo MAS y el puerto.

la Estación Central, el puerto, el Museo MAS, cuesta 18 euros y dura de 2 a 3 horas. Se pueden reservar a través de Antwerp by Bike

Burdeos, Francia

La capital de Aquitania cuenta con el sistema Vcub para bicis, que permite el alquiler de una bici por tan sólo un euros al día.

Sus innumerables vías para bicis constan de recorridos preciosos, como el que hay en la rivera del río Garona, pasando por el Puerto de Luna; esta zona está catalogada por la Unesco como Patrimonio Mundial.

También existen rutas guiadas donde puedes realizar una excursión familiar a las zona de los viñedos.

Estrasburgo, Francia

La capital de Alsacia, con un bellísimo centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco está entra las mejores ciudades donde practicar el ciclismo.
Una de sus muchas rutas transcurre por la frontera de Francia y Alemania, por ambos lados del rio Rin, combinando patrimonio y naturaleza por las afueras de la ciudad.

El centro de la ciudad está totalmente exento de coches, de tal manera que podemos practicar el ciclismo urbano y turístico sin peligro alguno.



Si no tienes la suerte de vivir en ninguna de las ciudades agraciadas, eso no es excusa para usar, fomentar y reivindicar el uso de la bicicleta en ciudad; el uso de la bici para ir al trabajo.

Clases de bicicletas para circular por las urbes (ciclismo urbano)

El número y las variantes de tipos de bicicletas adecuados para poder circular por ciudad es bastante grande. De todas ellas vamos a hacer un resumen con las más adecuadas, los modelos que mejor se adaptan a la circulación urbana para un tipo ciclista que su idea es ir a trabajar, y que por lo tanto estamos hablando de un medio de transporte como podría ser el coche, el bus, el metro, y tantos otros conocidos por todos. No se trata de una lista terminada ni única, ya que cada usuario puede hacer combinaciones con las características de varias de ellas, para acabar con una bicicleta totalmente personalizada que posee características de varios grupos, peor tampoco acaba de encajar en ninguno de ellos.

Tipos de bicicleta para ciclismo urbano

  1. Bicicleta de paseo
  2. Bicicleta plegable (tipo Brompton)
  3. Bicicleta de montaña (MTB)
  4. Híbrida (dual sport)
  5. Con carrito trasero, transportin o portabultos
  6. Con asistencia eléctrica (eBike)
  7. Bici de carretera (ruta o de carreras)
  8. Reclinada o Recumbent
Bicicleta de paseo

Generalmente se trata de una máquina con una sola marcha, aún cuando en ocasiones pueden incorporar un pequeño hepicicloide dentro del buje trasero, lo que le confiere la capacidad de llevar un freno a contra-pedal y un cambio de marchas reducido, generalmente de tres marchas es suficiente.

Suelen llevar protectores guardabarros para la lluvia, guardacadena para evitar accidente con la ropa de paisano, y un sistema de iluminación (opcional) junto a una pequeña cesta en el manillar o la rueda trasera para llevar objetos de pequeño volumen y peso. Su objetivo no va más allá de su nombre implica: «el paseo». Así que si tu intención va más allá, se hace obligatorio usar algo más contundente en recursos mecánicos.
Los pedales suelen ser planos sin más complicaciones.

Existen bicicletas híbridas, pero la línea que las separa de las biciletas personalizadas, en ocasiones es muy fina y ambigua. Siempre hay una bicicleta para la necesidad de cada ciclista.

Bicicletas plegables

Sin duda se trata de la bicicleta urbana por antonomasia. Se caracteriza por tener un cuadro con un solo tubo horizontal, el cual se puede doblar mediante un sistema de bisagra. Suelen llevar un sistema de cambios (marchas) externo, a semejanza de otras como las bicis de ruta o las de MTB. Su gran ventaja es sus tranportabilidad y  facilidad para ser plegada y reducida a la mínima expresión. Puede pasar perfectamente desapercibida en el lugar de trabajo con si se tratase de una maleta de viaje. Sin duda el modelo ideal para un urban-biker puro. Suelen ir provista de dispositivos portaobjetos, en manillar y portabultos en rueda trasera, al igual que algunas bicis de paseo. Los pedales también suelen ser plano, tan y como le ocurre a la bici de paseo, aunque obviamente pueden ser personalizados según los gustos y objetivos del ciclista.

Bicicleta de montaña (MTB)

No se trata de un tipo de bicicleta específico para la urbe, sin embargo su gran versatilidad la hacen ser una candidata más para hacerse con el segmento de bicicletas adecuadas para ir en bici al trabajo. Suelen llevar un cambio de marchas externo de 3×10 velocidades, aunque en este aspecto hay variantes.

Podemos hacernos con una bici híbrida convirtiendo nuestra mtb pura en una para ciudad. Quizás un sillín más ancho y blando (sin llegar a los sillines de paseo). Si tu bici tiene un estilo de sillín demasiado ricing, una buena opción es utilizar una funda con inserciones de gel.

Con este sistema puedes usar tu sillín especial para el culote sin necesidad de llevar ropa especial de ciclista, ya que la funda hace que el sillín sea mucho más respetuoso con las partes más blandas de nuestra anatomía.
Otra modificación para hacerla menos racing y más urban-bike, podría ser cambiar los pedales automáticos por unos planos o híbridos (con ambos sistemas). Cambiar el manillar o bien modificar su altura y disposición para poder llevar una postura más vertical sobre la bici.
Estamos buscando comodidad y capacidad de llevar algunos objetos de uso personal o para reparto.

Si nuestras modificaciones quieren dar un paso más hacia la bici urbana pura, entonces debemos dar paso hacia  un tipo de bicicleta híbrida que pueda aglutinar e implementar lo mejor de ambos mundos, la bici de carretera y la bici urbanita se dan la mano para formar la bicicleta híbrida.

Quedan excluidas en este apartado todas las versiones de mtb extremo, como pueda ser down-hill, bmx, enduro y otras tantas, más pensadas para el deporte y la diversión.

Bicicleta híbrida, dual sport

Sin duda una de las mejores para la ciudad, mezcla características de la bicicleta de carretera clásica con la bicicleta de montaña o MTB. Una de las mejores para ir con ella al trabajo, ya que deberemos configurarla según nuestras necesidades y preferencia personales para ser utilizada como un medio de tranporte a la vez que poder llevar algo más de objetos, tanto en peso como en volumen.

Carrito trasero

Se trata de un dispositivo opcional, más que un tipo de bicicleta  en sí mismo. Podemos crear diversas variantes del típico carrito portaobjetos o portabultos, como uno tipo remolque, transportín o tipo alforjas.

Resulta muy útil cuando nuestro volumen y peso en el transporte tiene que dar un paso más. No es nada práctico llevar demasiado peso en el manillar, el cual coarta nuestra maniobrabilidad; por otro lado el porta-bultos trasero tiene su limitación.

Se suele usar como un dispositivo de reparto, aunque nada impide que llevemos en el mismo nuestros objetos personales, como ropa, calzado y objeto de aseo personal.
Mención merece los acoples que se pueden adaptar a modo de tándem para adaptar a uno o dos ciclista adicionales. Se usan para el transporte de niños pequeños.

Bicicleta eléctrica o eBike

Sin duda se trata de un tipo de bicicleta, pero en principio cualquiera de las bicicletas enumeradas con anterioridad pueden ser convertidas en una e-bike a través de un kit de conversión más o menos complicado de adaptar. Se trata de un ciclo con un motor eléctrico de ayuda al pedaleo que por ley no puede superar los 25 Km/h.

A medio camino entre la bici y la motocicleta, sin duda es una excelente alternativa a la bicicleta urbana típica sin motor. Se utiliza principalmente como medio de transporte y/o turismo. No es adecuada para su uso en ciclismo-deporte por razones obvias.

Bicicleta de carretera o ruta

Se trata de un tipo de bicicleta que en su estado puro no está pensada ni diseñada para uso urbano. Su alto centro de gravedad, sus ruedas extra-finas infladas a alta presión, su sistema de pedales automáticos (generalmente) y su postura aerodinámica algo forzada, no la convierte en mi bicicleta favorita para ciudad. Sin duda hay muchos modos y más baratos para desplazarse por la urbe.

Incluyo en este mismo apartado todo tipo de bicicleta para pruebas contra el crono, de triatlón, de pista, o de ciclocross, todas ellas pensadas más para la competición que como medio de transporte.

Sin embargo, como cualquier tipo de bicicleta, se puede hibridar para convertirla en una especie más amigable con el ciclismo urbano.

Reclinadas o Recumbent

Las bicicletas reclinadas o recumbent (del inglés recumbent bicycle o bent). Existen varias versiones de estas curiosas bicicletas. Con tracción delantera o trasera, con ruedas de diferente tamaño, con tres ruedas. Sin duda el catálogo es amplio y variado para este tipo de bicicleta que todavía resulta bastante nuevo. Sin duda que se trata de una tecnología que puede dar mucho de sí todavía; existen innumerables prototipos realizados artesanalmente por ingente número de pequeños fabricantes y diseñadores.

Bicicleta reclinada o recumbent para ciclismo urbano
Bicicleta reclinada o Recumbent

Por su configuración y características están más pensadas para ir por pistas y carreteras que para meterse en la vorágine de una ciudad; este aspecto queda fuera del objetivo del presente artículo.

COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES - DEJA TUS DUDAS EN LOS COMENTARIOS