Trucos de ciclismo para ciclistas

En este artículo sobre trucos de ciclismo para ciclistas te vamos a hablar sobre los mejores trucos relacionados con el propio ciclistas como persona.

Como evitar que se empañen las gafas.

Las gafas es un complemento del ciclista relativamente nuevo que ha venido para quedarse. Sin embargo una de las quejas más frecuentes es acerca de cómo evitar que se empañen con la transpiración corporal. Se trata de un fenómeno relacionado con el aire húmedo que asciende por la cara del ciclista, el cual se condensa en la superficie de las gafas debido a la diferencia de temperatura de las dos caras de las lentes. Una solución sencillas es separar ligeramente las lentes del cuerpo, midificando ligeramente el puente y/o moldeando la forma de las patillas. La idea es separar las lentes lo más posible de la superficie de la cara. Un truco muy socorrido es escupir sobre la superficie de las gafas. Puede parecer una medida poco ortodoxa, pero es la solución más rápida y económica de todas.
Trucos de ciclismo para ciclistas

Trucos de ciclismo para ciclistas

En algunos casos puede no ser suficiente, por lo que una solución más drástica podría ser el uso de sprays empleados en otros deporte, como el snowboard, submarinismo, esquí, natación, etc. El líquido WILEY X Anti-Fog Lens Cleaner está especialmente diseñado para evitar que se empañe cualquier tipo de gafas. Otra opción es el líquido limpiador de lentes que además también vale para evitar el empañamiento, como es el caso de JAWS SEESafe 2-in-1. Invierte en un buen par de gafas que use unas lentes especiales de buena calidad. Las mejores gafas de ciclismo llevan un revestimiento especial a prueba de empañamientos. Creo que las gafas ideales todavía no se han inventado. Es muy probable que debas realizar algunos ensayos de prueba y error, antes de encontrar la solución definitiva para tu caso. Todas las personas no son iguales y cada uno tenemos un tipo de sudoración personal e intransferible.

Como obtener potencia extra para tu pedaleo

Casi cualquier cosa que debas hacer a tu bicicleta tendrá un efecto muy directo en ella, a la vez que sobre tu bolsillo. Si realmente quieres que el conjunto hombre-máquina suba algunos puntos de más en los watios que produzcas, deberías de revisar tu pedaleo. Es una medida la mar de económica por la que probablemente no tengas que gastar ni un céntimo de dinerito. De hecho, si ya usas padales automáticos, lo único que te falta es aplicar la potencia de forma correcta sobre los pedales de tu máquina. Estamos hablando de un concepto muy trillado, del que mucho aficionados ni siquiera saben realmente cómo aplicarlo. La idea es aplicar el esfuerzo de tus pedaladas, para que el esfuerzo sean siempre tangente a la circuferencia de forma el giro de los pedales sobre el eje de pedalier. Queda un poco travalenguas, pero en este caso la práctica es mucho más sencilla que todo el cacareo te la teoría. Si aplicas los conceptos del pedaleo redondo, ganaras entre un 15 y un 25% de potencia adicional, lo que no está nada malo para algo que sólo te llevará algo de tiempo y paciencia. Merece la pena sentarse y aplicar los conceptos del pedaleo redondo.

 Cómo aplicar correctamente el cambio

Aunque estamos hablando de trucos para el ciclista, en esta ocasión  nos referimos a conceptos que están directamente relacionados con el ciclismo del piloto. Nos estamos refiriendo a la gestión de las marchas de nuestra bici, preferentemente de montaña, aunque también aplica para la ruta. Te invito a que revises mi artículo sobre Cómo saber usar las marchas de una bicicleta. Nos estamos refiriendo a la elección del cambio de los platos. En muchas ocasiones dudamos de la necesidad de usar plato grande a la hora de afrontar una subida de cierta envergadura. Hay un diferencia capital entre el cambio en el casete en relación con el cambio de los platos: el desviador trabaja sobre la zona de tensión de la cadena, lo que en pendientes muy duras, puede ocasionar que ésta sea tanta, que no deje saltar al plato pequeño. Definitivamente el cambio de platos no está de moda. ¨Trabaja sobre el tramo superior de la cadena, justo la zona donde se tracciona toda la propulsión de la bicicleta, justo lo contrario que ocurre con el cambio de los casetes. Menor tensión, y también un perímetro bastante más chico a lo que ocurre en el tren trasero. La idea de afrontar una zona de fuerte subida es cambiando con cierta anticipación para evitar el conocido efecto de tensión de la cadena. De esta forma establecemos un desarrollo en los platos, gestionados con los grandes recursos que nos da el sistema del casete. No es buena idea asociar siempre la idea del plato pequeño con el piñón grande. Ese es el extremo de nuestro arsenal de marchas, al cual podemos asociar un rango de velocidades mucho más amplio. Con el plato pequeño ya engranado, podemos centrar toda nuestra atención en el rango de velocidades que me da esa opción, olvidándonos un poco si cabe, del cambio de velocidades. Otro tipo de costumbre poco racional es meter el plato más grande en el momento que la subida suaviza un poco. Salvo que conozcamos bien el terreno por donde nos movemos, no estará de más gestionar el cambio de platos de forma conservadora. Al igual que ocurre con la cadena al bajar de plato, volver a subir es una maniobra igualmente lenta, o incluso más, teniendo en cuenta que el plato grande tiene mayor diámetro, con bastante riesgo de descarrilar la cadena. En algunas disciplinas del MTB ya ha desaparecido el doble plato, y es probable que en un futuro más o menos lejano le ocurra otro tanto a los cambios de ruta.

Cual es la cadencia de pedaleo adecuada

Si esa pregunta la hubiéramos hecho en los años 80, donde Bernard Hinalt hacía valer su ley, nos hubieran dicho que lo mejor es meter una buena tranca que nos haga ir atracados de desarrollo. Recuerdo que como en todas las épocas, por entonces estaba de moda utilizar platos de 53 ó 54 dientes. Casi era una especia de identidad, cuando nos justábamos el grupeto de amigos, y ver quien calzaba el plato más grande. El ganador del Tour de Francia del 2013, Crist Froom, ganó esa edición con una cadencia de pedaleo altísima. Es lo que usualmente se conoce como cadencia de molinillo. Viendo esos dos extremismos opuestos, podemos concluir que pareciera que en cada época había un pedaleo «de moda». Por otro lado no existe una respuesta única que nos diga con una hoja de cálculo o cualquier software, cual es nuestra cadencia de pedaleo de una forma exacta e inequívoca. Me temo que la respuesta a esa pregunta es bastante inexacta y compleja. Sin embargo sí que hay algunos principios que sí podemos aplicar de forma más o menos exacta. La cadencia de pedaleo es personal. Lo que viene a decir que cada persona tiene su rango de cadencias/frecuencias de pedaleo personal e intransferible. Es algo innato con cada uno de nosotros. La cadencia ideal suele tener mucho que ver con la que cada uno elegimos de forma libre. O dicho de otra manera, que cada uno de nosotros solemos elegir de forma espontánea la mejor para nuestro organismo. La potencia con que cada uno pedalea, tiene relación directa con la cadencia. Lo que tiene a decir que cuanta más potencia de pedaleo tengamos, también será mayor la cadencia. Obviamente también funciona en sentido inverso: a menor potencia desarrollada, menor cadencia de pedaleo. Esto implica que los profesionales, de forma general, utilizan mayores cadencia que entre los aficionados. La cadencia ideal de pedaleo en subida es diferente a la usada en subida, siendo en este último caso, inferior a la usada para llanear. Siendo del orden de 80-90 ppm en llano, frente a las 70-80 ppm en escalada. En términos generales se considera como poco efectivos, cadencias por encima de las 100 ppm, al igual que se consideran cadencias por debajo de las 60 ppm. Cadencias muy bajas producen una carga adicional sobre los pedales, con una mayor sobrecarga en las articulación de las rodillas. Como norma general, ante la duda, mejor usar una cadencia ligeramente por encima de la teórica ideal, a usar un pedaleo demasiado agarrotado que produce menor eficiencia, sobre carga en las articulaciones de las piernas, y peligro de falta de adherencia en subidas en fuerte rampa, tanto para ruta, como especialmente, para MTB.

¿Por qué me duele?

Dolor en los pies o dedos de los pies. La causa más probable suele ser, unas zapatillas de tamaño inadecuado, llevar excesivamente apretado el sistema de cierre, unas calas mal instaladas, ajuste inadecuado del asiento, o una plantilla incorrecta. Revisa mi artículo sobre tipos de zapatillas de ciclismo y problemas del mal uso de las mismas. Adormecimiento en las manos. Podría ser una manillas incorrectamente ajustado o de tamaño inadecuado. También produce molestias una presión de inflado inadecuado, o posición demasiado adelantada, por un sillín mal ajustado. Utilizar guantes con gel, y unas manetas o cinta del manillar correctamente almohadillada. También pueden producir este síntoma un problema en las cervicales, debido a un pinzamiento en el nervio de esa zona. Fuente: http://www.mountainbike.es/preparacion/salud/articulo/Por-que-me-duele

Libros recomendados sobre ciclismo

Guia Maestra De La Mountain Bike (Ciclismo). Guía interesante tanto para el principiante como para el cliclista avezado. Contiene consejos de expertos para vencer curvas, trialeras, pendientes, descensos, colinas, barro y todo tipo de adversidades.
Ciclismo: Salud y ejercicio. Los beneficios del ciclismo para la salud y la forma física. Utilice su bicicleta para fortalecer su cuerpo, perder peso y sentirse en plena forma. Todo lo que necesita saber para ponerse en forma con su deporte favorito.
La Posición Correcta Sobre La Bicicleta. Biomecánica Del Ciclismo. Cada día más gente utiliza la bicicleta, tanto como práctica deportiva, o recreativa, como para desplazarse diariamente; pero para que constituya una auténtica diversión alejada de molestias musculares, la máquina debe estar ajustada de una forma muy precisa a cada individuo. Hay que tener en cuenta que, lo mismo que ocurre con el carácter, la anatomía de las personas es también singular. Unos tienen las extremidades más cortas que otros, una columna vertebral más o menos flexible, o una anchura de hombros y caderas diferente, además de otras muchas características anatómicas con su multiplicidad de posibles combinaciones.

Comparte con tus amigos «Trucos de ciclismo para ciclistas» pulsando tu botón favorito.

Guardar
Compártenos con tus amigos:

Tags:

Categorised in:

2 comentarios

  • Olegar says:

    Otro buen truco para que no se te empañen las gafas es usar Fairy, el lavavajillas de toda la vida. Echar una gota sobre los cristales, limpiar con un papel, y durante bastante tiempo no se empañan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.