Sillines de bicicleta para mujer

Vivimos en un mundo de hombres donde las revistas sobre ciclismo hablan de bicicletas y productos para hombres. En este blog apostamos por el ciclismo sin género específico, por ello es que tratamos en este artículo sobre la cuestión de la cadera y los asientos femeninos para ciclistas femeninas. En mi artículo sobre las bicicletas femeninas ya tratamos sobre la temática de las diferencias físicas a la hora de elegir la bicicleta por parte de las mujeres. En este artículo sobre «Sillines de bicicleta para mujer» vamos a tratar en específico los diferentes modelos de sillín y la razón anatómica que hace que sillines de mujer y de hombre sean diferentes.  
Sillines de bicicleta para mujer

Sillines de bicicleta para mujer

Todo parte de la estructura ósea de la cadera y el modo en que debemos apoyarnos sobre el sillín de manera correcta. El pedaleo del ciclista, independientemente de que sea masculino o femenino parte del apoyo que hace sobre el asiento. En todo momento el apoyo del ciclista debe ser realizado por los dos huesos isquitibiales que sobresalen por la parte inferior de la cadera los que soporten todo el peso y la presión que efectuamos con el cuerpo en el asiento de la bicicleta. El apoyo debe ser tal que libere a los órganos internos de la cadera de cualquier clase de presión sobre los órganos internos allí ubicados, como la próstata o los órganos sexuales. Un buen asiento es aquel que está construido anatómicamente para que sean estos huesos quienes soporten la máxima presión con el fin de liberar al resto de órganos de la fuerza del peso del ciclista y evitar de este modo que puedan haber zonas susceptibles de sentir adormecimiento por falta de irrigación debida a la presión sobre las venas y capilares des esa zona.. De esta forma nuestras salidas en bicicleta van a ser cómodas y placenteras sin importar cuanto tiempo estemos sobre el asiento. Sin embargo la cadera en general y los huesos isquiones en particular de ambas caderas son sustancialmente distintos. Esto significa que la forma y el tamaño de los sillines fabricados para mujeres y hombres también deben ser diferentes. En la imagen superior se puede apreciar como la cadera femenina (izquierda) tienes a los citados huesecillos (marcados en rojo) más separados que en el caso de una cadera masculina (a la derecha). En ambas se ha resaltado en rojo los huesos isquiotibiales responsables de soportar la mayoría del peso que transmitimos hacia el asiento cuando vamos pedaleando en la bicicleta. Los sillines fabricados para ambos sexos deberán tener en cuenta estas diferencias morfológicas, siendo los asientos femeninos más anchos en su parte posterior y con la puntera más corta que en el caso de los masculino, que deberán ser algo más estrechos en la zona posterior y con la puntera más larga. El hecho de que sean estos huesecillos quienes soporten la mayoría del peso del ciclista va a liberar todo el resto de la zona perineal de presión, liberando de este modo la circulación sanguínea y evitando adormecimientos en esa zona. Debemos hacer una puntualización sobre los sillines anchos y blanditos profusamente utilizados en bicicletas urbanas y de paseo. Este tipo de apoyos tienen una zona posterior extremadamente ancha y blanda, favorece el rozamiento de los muslos durante el pedaleo, lo que hace que el ciclista tienda a adelantar la posición sobre el apoyo. Finalmente acabamos sentados sobre la puntera y concentrando toda la presión en la zona perineal, justamente lo que supuestamente queríamos evitar. Esta clase de asientos tan anchos y blando pueden parecer cómodos en un primer momento, pero sólo para pequeños trayectos. Si nuestro objetivo es la práctica deportiva del deporte de las dos ruedas, entonces deberemos buscar sillines que no sean tan ancho ni blandos. Otra de las características de un sillín es su dureza. Es éste una cuestión muy controvertida, pero en general hemos de decir que cuanto menos paseo y más práctica deportiva, más duro deberá ser. En este punto hay que valorar sin duda las preferencias del ciclista, ya que a lo largo de los años, aún no se ha podido establecer un consenso en relación a cuanto más duro o no debería ser el asiento. En relación a este tema, mi experiencia es que los sillines duro pueden parecer incómodos en un primer momento, pero a la larga resultan confortables debido a toda la serie de problemas que evitan en relación a las que produce uno blando. Problemas como adormecimiento y presión en la zona perineal desaparecen totalmente, haciendo que resulte cómodo. Muy importante a este respecto el usar un culote con una buena badana CoolMax con inserciones de gel. En caso de que seas ciclista urbano y no puedas llevar culotes, hay brabuitas y calzoncillos boxer con badana incorporada. También es importante aclarar que al ser «la huella» femenina sobre el sillín distinta de la masculina, también la badana deben ajustarse a la forma correspondiente. En general la badana femenina  también es más ancha en la zona posterior y más corta que la femenina. No soy mujer y no puedo dar una opinión versada al respecto, pero tengo la sensación que esta diferencia anatómica no es tan crítica como las que hay en relación al sillín. Si eres mujer y me puedes dejar tu testimonio será de gran interés para toda la comunidad ciclista. ¡Buen pedaleo!

Sillines recomendados para mujer

Selle Italia Diva Gel Flow – Sillín de bicicleta para mujer, color blanco – Talla única
Selle Royal – Sillín Lancia – 8070hrta08067  
Sillin para Bicicleta Anatomico de Mujer BTT MTB Carretera Trekking Ciudad 3097
Selle SMP TRK Lady Mujer Tour Trekking Sillín de Bicicleta – Negro

Comparte con tus amigos «Sillines de bicicleta para mujer» pulsando tu botón favorito.

Guardar
Compártenos con tus amigos:

Tags: , ,

Categorised in:

2 comentarios

  • Haydée says:

    mi sillín es marca Velo,no sé si allá lo conocen,en la parte ancha tiene 14cmt. largo 26 termina en un estilizada punta,que nunca uso,es blando, salgo a carretera,entre 65 y 100 klm.hacemos montañas, sentada siempre la cola me queda por fuera del sillín, pero me siento bien comoda,si le pongo atención creo que voy sentada en el hueso que ud. dice.

    • JoseSalva says:

      Creo que no realizas ninguna pregunta.
      Lo más importante para que un sillín pase la prueba de fuego, es sentirnos cómodos con él.
      El exceso de puntera sólo tiene sentido en ciertas posturas que requieren un mayor rendimiento deportivo, como en una crono.
      Hay normas generales a la hora de elegir un asiento, la mejor es sin duda tomarnos medidas.
      La mejor forma es tomar medidas de nuestros pélvicos. Sentarnos en un medidor que nos arroje la distancia entre los huesecillos isquiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.