Mejorar fuerza de voluntad para hacer dieta

El que más y el que menos, en algún momento de su vida se ha podido plantear el hacer algún tipo de dieta para bajar de peso. De hecho hay personas que se pasan la vida a dieta porque les falla la fuerza de voluntad necesaria en el día a día. Podríamos decir que se encuentran entre dos aguas; un día de dieta estricta y una semana saltándosela a la torera. Debo puntualizar que para perder peso es «obligatorio» hacer ejercicio. Si estás leyendo este artículo estoy seguro de que ya realizas en mayor o menor grado algún tipo de ejercicio con tu bicicleta y/o cualquier otro tipo de ejercicio aeróbico. Como este es un blog sobre ciclismo, haremos referencia a este deporte, si bien es un modo excelente de realizar ejercicio para bajar grasa, no es menos cierto que cualquier tipo de ejercicio puede ser adecuado en mayor o menor grado. Si nos ponemos a dieta y a la vez realizamos ejercicio, de esta forma afrontamos el problemas desde dos vertientes, y con ello nos aseguramos el éxito de nuestra empresa. El hecho de complementar la dieta con el ejercicio produce un efecto multiplicador del esfuerzo. Por un lado protegemos el tejido muscular, elevamos el metabolismo, y mejoramos nuestro estado de ánimo. Por otro lado realizamos dieta hipocalórica suave; de este modo el objetivo es más simple y podemos realizarlo sin poner en peligro nuestra salud. Existe una tercera forma mucho más fácil aunque no exenta de cierto peligros: la liposucción y la gastroplastia. Si realmente quieres perder peso y estás leyendo este artículo, espero que la solución quirúrgica no esté entre tus planes. En mi opinión la solución clínica sólo se debería plantear en casos muy particulares, y desde luego que dudo mucho que una persona con obesidad mórbida (por poner un ejemplo) se ponga a leer un artículo sobre el ejercicio aeróbico en la dieta.
Mejorar fuerza de voluntad para hacer dieta

Mejorar fuerza de voluntad para hacer dieta. Clic aquí para comprar.

Las dietas sin ejercicio no funcionan porque aunque es muy cierto que perdemos peso, éste no es todo grasa. En realidad lo que ocurre cuando llegamos a cierto punto, es que perder peso a base de perder músculo. ¡Mala idea! Menos músculo significa menor capacidad para quemar grasa y un metabolismo más lento. No es nada recomendable eso de perder músculo, de esta forma nuestra capacidad de perder peso no está enfocada en la pérdida de grasa sino en la de músculo. Como ya he dicho, es una situación que para nada queremos. A continuación vamos a analizar los mecanismos mentales que nos llevan hacia la pérdida de peso usando la fuerza de voluntad basados en la dieta hipocalórica y el ejercicio aeróbico.

Las matemáticas en la pérdida de peso

Me atrevería a afirmar sin riesgo a equivocarme que casi todos sabemos en qué consiste eso de perder peso. Es algo tan sencillo como gastar más calorías de las que ingerimos con la alimentación. Para eso tenemos varias estrategias: comer menos, gastar más, o usar ambas técnicas combinadas. Gastar menos consiste en tomar menos cantidad de los alimentos que hasta la fecha estábamos consumiendo. Evitaremos los «alimentos prohibidos», pero no es buena idea eso de «prohibir», veamos por qué. Deberemos evitar los alimentos hipercalóricos, como los muy grasos o dulces. Sin embargo no es buena idea que nos prohibamos alimentos. La prohibición de ciertos alimentos tiene un efecto psicológico nefasto, produciendo ansiedad y mucha frustación. Es mucha mejor idea el tomar los alimentos prohibidos en pequeñas dosis y con poca frecuencia.De este modo desaparece la sensación frustración o ansiedad cuando llegados a un punto tenemos el deseo de darnos un pequeño respiro. Por ejemplo, si nos gusta mucho el chocolate, sería una buena idea tomarlo sólo los domingo (o cualquier otro día, cada cual debe ponerse sus propias normas personales) y en cantidades moderadas. Si tu problema no es el chocolate, aplica la misma técnica con cualquier otro alimento, ya que ésto aplica para cualquier alimento de los denominados «poco recomendables». Si combinamos la táctica de ingerir menos alimento con un aumento en el consumo calórico, nuestras posibilidades de llegar a buen puerto se incrementarán enormemente. El ejercicio eleva el metabolismo y protege a nuestro tejido muscular. Sin duda la fórmula ganadora para triunfar, afrontar el problema desde diferentes ángulos. Sin embargo llevar estas ideas a la práctica no es una tarea tan sencilla como aparenta ser sobre el papel. Bien… ya hemos tomado la decisión de realizar algún tipo de dieta, a la misma vez que tenemos nuestra bicicleta preparada para que el ejercicio aeróbico nos ayuda en nuestra empresa de pérdida de gasa. Veamos algunos de los obstáculos con los que nos cruzaremos por el camino.
Mejorar fuerza de voluntad para hacer dieta

Mejorar fuerza de voluntad para hacer dieta. Clic aquí para comprar.

La técnica de la fuerza de voluntad

Cuando decidimos ponernos a dieta basándonos en la fuerza de voluntad, suele ser bastante frecuente que en algún momento de la misma nos asalte ciertas dudas, en forma de tentación o pereza que se cruza en nuestras apacibles vidas. Puede ser una tentación culinaria o simplemente nos sentimos tentados por la comodidad del sofá de nuestra casa y nos saltamos la salida en bicicleta que tocaba para hoy. Dichas situaciones vienen a frustrar nuestros planes, a sabotear nuestro magnífico proyecto de pérdida de peso, pudiendo darse el caso de abandonar el plan de adelgazamiento para acabar volviendo a la misma situación del principio. Digo más, en ocasiones se produce un efecto rebote, también conocido como yo-yo, por el que al final acabamos mucho más gordos de lo que estábamos al principio de nuestro programa de pérdida de peso.

Mejorar y aumento de la fuerza de voluntad

Uno es consciente cuando tiene sobrepeso, sin embargo no suele serlo cuando analizamos nuestra fuerza de voluntad para ponernos manos a la obra y atajar el problema llevando a cabo una dieta equilibrada y más racional, por ello es importante tomar consciencia de la situación para analizarla y revertirla.
Normalmente, llevar a cabo una dieta de adelgazamiento es necesario cierto esfuerzo, ya que todo cambio en nuestros hábitos requieren un mayor o menor grado de esfuerzo. Bien pues ahora viene la pregunta del millón: ¿Qué puedo hacer para llevar a cabo una dieta y que no me cueste tanto esfuerzo?
La mayoría de las personas con poca fuerza de voluntad y que por tanto consideran que deben de hacer un gran esfuerzo para hacer dieta, tienen en la cabeza una serie de pensamientos o idea reforzados con el paso de los años, que están limitando su decisión voluntaria para ponerse a dieta y llegar a buen puerto. Es importante que analicemos esas ideas o excusas que uno crea en su mente y que constituyen un muro complicado de superar.
Estos son los principales pensamientos o ideas que existen en nuestra mente y que nos limitan a la hora de llevar la decisión hasta el final del camino. A continuación te presento los principales obstáculos mentales que nos van a surgir cuando nos ponemos a dieta basándonos en nuestra fuerza de voluntad.
1. Mañana empiezo la dieta”. Como se suele decir en estos casos el mañana nunca llega. Probablemente mañana tengas algún tipo de situación que te imposibilite empezar con tu decisión: la pérdida de peso. La cuestión es probablemente tengas una tentación complicada de evitar. Esta frase o este pensamiento, hemos de analizarlo, no hay que decir que mañana empiezo la dieta, ni siquiera pensarlo, sólo nos vale el “hoy”, porque es el hoy lo el único momento de poder, el único momento en el que podemos hacer que nuestras ideas o pensamientos se hagan realidad.¿Si tengo pensado mañana empezar la dieta porque no la empiezo hoy y ya está? La dieta no la haremos mañana solamente, sino que hay que hacerla día a día y el “hoy” es un día más fácil lógico y sencillo para llevarla a cabo.
2. «Ya hice dieta con anterioridad, y fracasé». Es importante darnos cuenta de que los resultados de una dieta generalmente suelen ser analizados de forma muy subjetiva. Nos basamos en los resultados a través de la lectura de la báscula. Si bien es cierto que la lectura de la misma es un hecho objetivo, la interpretación de la lectura no lo es. Por ejemplo, nos ponemos tal meta para una fecha. Tal vez se de el caso de que no consigamos alcanzar el objetivo, sin embargo esto no significa que hayamos cumplirlo ciertos objetivos parciales. Por ejemplo, seguro que el haber llevado una dieta más saludable ha causado efectos positivos en tu cuerpo.Todas las dietas no son iguales, ni a todas las personas les va bien una dieta determinada. Es por ello que debemos olvidarnos de una dieta que no nos funcionó. Experimenta con otra nueva y no te dejes llevar por pensamientos negativos que no te llevan a ninguna parte.Una actitud mental positiva con los pies en la tierra es fundamental para llegar a nuestra meta. Tal vez tengamos que realizar ciertos cambios y adaptarnos a nuevas situaciones. Será nuestra capacidad de adaptación a situaciones nuevas la que dictamine la diferencia entre el fracaso y el éxito.
3. No puedo hacer dieta porque no tengo tiempo” Son muchas las personas que tienden a pensar que viajar o comer fuera de casa por el trabajo es incompatible con llevar a cabo una dieta. La clave del éxito en la dieta, al igual que en muchos órdenes de la vida está en nuestra capacidad de adaptación.Siempre habrá opciones para amoldarnos a las nuevas circunstancias, solamente hemos de parar a analizarlas y buscar las alternativas. Si necesito levantarme una hora antes por la mañana para prepararme la comida que me llevaré al trabajo, tengo que realizarlo con ilusión de que hago un esfuerzo para hacer algo bien y que con esfuerzo cosecharé las mises del triunfo. No debería plantearlo como una obligación o como un problema que hace que duerma una hora menos, pues si fallo en el planteamiento no duraré ni un día a dieta.
Si se diera el caso de que debas comer en un restaurante, no es necesario que comas el menú, en un restaurante hay mucha variedad de comida, sólo tienes que analizar y pensar cuales son los alimentos que te pueden beneficiar y pensar sólo en el beneficio que te produce y no en el castigo de no poder saborear otro tipo de comidas menos recomendables. Deberías plantearte el hecho de hacer dieta como un estilo de vida, y nunca como una especie de castigo del que es deseable salir lo más rápidamente posible. No se puede vivir permanentemente a dieta, pero sí que se puede vivir con un estilo y hábitos de vida saludables que estén en armonía con tus deseos de estar más delgado/a.Deja de poner excusas a tu éxito y empieza ya a cambiar de forma de pensar. Por ello, la solución está en identificar que ese pensamiento te esta rondando por la cabeza, analizarlo y corregirlo. De esta forma llegaremos a sustituir la fuerza de voluntad por el deseo subconsciente de comer y llevar un estilo de vida saludable. Con esta nueva filosofía ya no necesitas tener fuerza de voluntad porque tus deseos y tus deberes están en total armonía. Eso sí, el proceso requiere de algo de tiempo y de esfuerzo. Sin embargo los resultados merecen la pena.
¡ Seguro que tú puedes ! Cuándo caigas en la rutina de pensar de nuevo en las excusas planteadas, cierra los ojos por un instante, piensa en lo que has conseguido hasta este momento. Refuerza tu subconsciente con las cosas que has conseguido superar y que lograste realizar. De este modo, el consciente y el subconsciente están siempre en continuo diálogo y a buen seguro que conseguir tus metas será fácil y sencillo. Estás en el 5% de la sociedad que siempre alcanza sus metas. Enhorabuena y Buen Pedaleo.

El otro método: empleando el subconsciente

El método alternativo a la fuerza de voluntad consiste en usar el poder de la mente subconsciente para la pérdida de peso. Existen varios sistemas para poner a nuestro favor el gran poder del subconsciente, tal como podría ser: hipnosis, relajación, meditación, yoga, etc. Pero esta es una cuestión apropiada para otro artículo. Para saber más sobre el consciente y subconsciente en el deporte, echa una mirada a este enlace.

Técnicas y trucos sobre nutrición

Para conseguir una meta no basta con tener determinación y buena disposición menta, también vas a necesitar buenas técnicas de alimentación para hacer el proceso más fácil y agradable. Sin lugar a dudas que con éste método llevarás una alimentación científicamente correcta a la vez que el proceso será agradable y delicioso. Sin ninguna duda una gran ayuda que hará de ti esa persona con el cuerpo delgado y saludable. El método de la cocina metabólica es lo último en técnicas quemagrasa a la vez que mantenemos el cuerpo esbelto y musculado.
La Gran Mentira de la Nutrición: Derribando los mitos que nos han llevado a la obesidad, la diabetes y la enfermedad degenerativa
Adelgazar sin Milagros: de manera sana, rápida y permanente
Adelgaza sobre ruedas: El plan definitivo para quemar grasas y ponerse en forma sobre una bicicleta (Deportes nº 66)
Fuente: http://www.tomadieta.com/mejorar-y-aumentar-la-fuerza-de-voluntad-para-hacer-dieta/

Comparte con tus amigos «Mejorar fuerza de voluntad para hacer dieta» pulsando tu botón favorito.

Guardar
Compártenos con tus amigos:

Tags:

Categorised in:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.