Los mejores ciclistas de la historia: Jacques Anquetil (4)

Doblete Dauphiné y Burdeos-París

«Viene de la tercera parte de la biografía de Jacques Anquetil.   En 1965, Jacques Anquetil ganó los ocho días del Critérium du Dauphiné Libéré.
Jacques Anquetil

El ciclista francés Jacques Anquetil

Ganó la prueba a pesar de que hubo una climatología adversa, lo cual que no era de su agrado. Jacques era amante de los días espléndidos y soleados. Tras terminar la última jornada, y después de dos horas de entrevistas y recepciones con la prensa, voló desde Nîmes a Burdeos. A la medianoche, se hizo su comida antes de la carrera y luego fue a la salida en los suburbios del norte de la ciudad. Pudo comer poco durante la noche a causa de calambres en el estómago y estuvo a punto de retirarse. La carrera comenzó en la noche y continuó hasta poco después del amanecer. Anquetil estaba molesto, dijo Raphaël Geminiani en su autobiografía: su rival Raymond Poulidor siempre fue mejor considerado a pesar de que nunca había podido ser ganador del Tour de Francia. En 1965  Poulidor recibió mayor prima por ganar a Anquetil en el Puy-de-Dôme que la recibida por Anquetil por ganar el Tour. Geminiani le convenció para viajar a la Dauphiné Libéré y, al día siguiente afrontar los 557 km de la Burdeus-Paris. Eso, dijo, pondría fin a cualquier discusión sobre quién era el mejor atleta. Anquetil lo llamó «un gran puf», ofender su orgullo y mantenerlo a toda costa.  Anquetil se sintió mejor cuando llegó la mañana y los corredores iban cayeron detrás de las motos de seguimiento. Respondió a un ataque de Tom Simpson, seguido por su propio compañero de equipo Stablinski Jean. Anquetil y Stablinski Simpson atacaron alternativamente, obligando a Simpson a agotarse, y Anquetil ganó en el Parc des Princes. Stablinski terminó 57 segundos detrás, justo delante de Simpson. El historiador Dick Yates dijo: Había sido una de las carreras más dura y encarnizadas en la historia, y el doblete de Anquetil la más increíble y espectacular hazaña conseguida jamás en el ciclismo. En el Parc des Princes, Anquetil recibió la mayor ovación de su carrera, sin duda, mucho más grande que cualquiera de sus victorias en el Tour. Consiguió romper el récord de la prueba, y Jacques fue rodeado por los reporteros y fotógrafos nada más llegar. Estaba muy cansado y realmente tenía que descansar un poco. Poca gente se dio cuenta en ese momento, pero aún tenía que hacer el largo viaje a Maubeuge en el noreste de Francia, donde en los próximo días tenía una nueva carrera que disputar. Hubieron fuertes rumores acerca de que el jet fletado para llevarlo hasta Burdeos fue financiado con los fondos del estado ordenador por el presidente Charles de Gaule. Geminiani lo menciona en su biografía, pero no lo desmiente. Sólo dice que la verdad va a salir cuando los registros estatales francesas sean de conocimiento público…
Jacques Anquetil

Jacques Anquetil

Trofeo Baracchi

La carrera más hummillante para Jacques Anquetil fue el Trofeo Baracchi en Italia del año 1962, cuando tuvo que ser empujado por su equipier, Rudi Altig.  Estaba tan agotado que antes de poder incorporarse a la carretera se golpeó con un pilar de la orilla. El Trofeo Baracchi era una prueba de 111 Km, para equipos de dos corredores. Anquetil, el mejor del mundo en prueba contra el crono, y Altig, un corredor de gran fondo y fuerte llegada al sprint. Ambos eran el equipo favorito para alzarse con la victoria. Pero las cosas empezaron a ponerse mal. El escritor René de Latour escribió: Tengo mi mano el crono para comprobar el tiempo de releva de cada uno de los dos corredores. En general, en una carrera del tipo Baracchi, los relevos son muy rápidos, con períodos de no más allá de 300 metros. Altig iba en cabeza cuando comencé a tomar los tiempos. Un minuto más tarde seguía en el mismo lugar, algo debe debía de ir mal. Altig ni siquiera hacía señas para que su compañero le diera el relevo. De repente, en una carretera totalmente llana, Anquetil perdió el contacto y ser formó una brecha de tres largos de bicicleta. Estaba ocurriendo algo absolutamente increíble, algo que nunca había visto antes en mis 35 años de relación con el deporte. Una de las más sensacionales actuaciones ciclistas estaba sucediendo justo enfrente de mis ojos. Algo tan sólo equiparable a una prueba de intento de batir el récord de la hora. Altig estaba pedaleando en cabeza a unos 45 Km/h durante los últimos 15 minutos. Cuando Anquetil perdió contacto, no tuvo ningún problema en esperarlo y darle un empujón para acelerar su paso. Así lo tuvo que hacer al menos en una docena de ocasiones. La pareja llegó a la pista en la que la carrera debía de terminar. El cronometrador se encontraba en la entrada del estadio, por donde Anquetil debía terminar. Pero en lugar de encender al velódromo siguió recto, chocando contra un poste. Fue ayudado a incorporarse, se encontraba con los ojos desorbitados y sangrando por la cabeza debido a un corte que se produjo en la caída. A pesar de todo la pareja ganó por nueve segundos.

Otras carreras

Anquetil no fue demasiado exitoso en carreras clásicas de un día. Sin embargo al final de su vida deportiva sí que ganó algunas como las siguiente: Gent-Wevelgem (1964) Lieja-Bastogne-Lieja (1966) Anquetil terminó entre los 10 primeros en seis ocasiones en el campeonato del mundo. El segundo puesto de 1966 fue lo más cerca que llegó del maillot arco iris.

Su estilo en la bicicleta

Anquetil era un ciclista de pedaleo suave, una hermosa máquina de pedalear según un escritor. El periodista estadounidense Owen Mulholland escribió: La visión de Jacques Anquetil en una bicicleta le da credibilidad a la idea que los americanos encuentramos difícil de aceptar, la de una aristocracia natural. Desde el primer día que se sentó a horcajadas sobre el tubo horizontal, «, Anq» tenía un sentido de perfección que la mayoría de los corredores pasan toda la vida buscando. Entre 1950, cuando corrió su primera carrera, y diecinueve años más tarde, cuando se retiró, Anquetil tuvo infinidad de bicicletas diferentes, sin embargo su pedaleo suave y elegante siempre le acompañó. La mirada era la de un galgo. Sus brazos y piernas se extendían más de lo que era habitual en su época, con carreteras machacadas por la Segunda Guerra Mundial. Los dedos de los pies apuntando hacia abajo. Sólo unos años antes, los ciclistas se enorgullecían de su estilo de movimiento tipo ankling, pero Jacques fue el primero de la escuela en desarrollos cortos. Su empuje suave era su marca personal, con las delgadas manos descansando tranquilamente en sus palancas de freno Mafac.

Raphaël Geminiani

Raphaël Geminiani había sido rival de Anquetil como corredor, el cual se convierte en su activo más valioso como manager. El historiador Dick Yates escribió: Raphaël se enfadaba fuertemente siguiendo su punto de vista de intentar para convencer a Jacques para que ganara el número de victorias posibles, como ciertamente tenía la capacidad de hacerlo. Anquetil tenía una personalidad muy fuerte, por lo que no era nada fácil de dominar, pero Geminiani lo tenía aún más fuerte. Nunca se rindió en su tarea de convencer a Jacques de la necesidad que un hombre con su talento debía de tener un brillante palmares, repleto de victorias importantes. A lo largo de su mutua relación profesional, Jacques ganó cuatro Tours de Francia, dos Giro d’Italia, la Dauphiné Libéré, y luego al día siguiente, Burdeos-París. Geminiani, dijo de él: Hoy en día, todo el mundo le rinde homenaje. Estuve a punto de volarme la tapa de los sesos cuando escuchaba la forma en que fue silbado cuando corría en bicicleta. De cómo los organizadores del Tour, acortaban las pruebas contra el crono para hacerle perder. Rouen, su ciudad natal organiza conmemoraciones pero, a mí, no se me olvida que cuando hizo su despedida en Amberes. Más de una vez, lo vi llorando en su habitación de hotel después de haber sufrido los escupitajos y los insultos de los espectadores. La gente decía que era frío, una calculadora, un «aficionado». La verdad es que Jacques era un monstruo pleno de coraje. En la montaña sufrió como un condenado; no era un escalador. Pero con un farol y con muchas agallas, a todos destrozó.

Honores

Anquetil fue nombrado campeón de campeones de Francia por L’Équipe en 1963. También fue nombrado Chevalier de l’Ordre National du Mérite en 1965 (cruz del mérito) y Chevalier de la Légion d’honneur, el 5 de octubre de 1966. Seguir leyendo la quinta parte de la biografía de Jacques Anquetil» Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/Jacques_anquetil

Algunos libros y productos recomendados sobre ciclismo

Gore Bike Wear Element Windstopper Active Shell – Chaqueta para hombre, color rojo / negro, talla L
GORE BIKE WEAR Base Layer Windstopper – Camiseta sin mangas de ciclismo para hombre, color negro, talla L
Jacques Anquetil
LOS AÑOS HEROICOS DEL TOUR DE FRANCIA (1903-1914). Un emocionante retrato de época a través de un deporte que entonces rompía todos los moldes posibles y dibujaba con precisión las normas del esfuerzo, la entrega y el empeño heroico. Un minucioso trabajo de investigación expuesto con sobria y elegante amenidad.

Menú de navegación Jacques Anquetil

  1. Primera parte: Los comienzos de un gran campeón
  2. Segunda parte: El récord de la hora
  3. Tercera parte: Tour de Francia
  4. Cuarta parte: Doblete Dauphiné y París-Burdeos
  5. Quinta parte: Vida personal
  6. Sexta parte: parte: Doping
  7. Séptima parte: Retiro y muerte

Comparte con tus amigos «Jacques Anquetil» pulsando tu botón favorito.

  Guardar
Compártenos con tus amigos:

Tags: ,

Categorised in:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.