El manillar de bicicleta y las posturas del ciclista 1/3

Sin duda alguana creo que «El manillar de bicicleta» es la parte más difícil de comparar por la simple razón de que se trata de una forma sobre la que no hay demasiada información. Al menos en mi caso ha sido un problema bastante complicado, motivo por el que te escribo este post, por si se diera la circunstancia de que estás en la misma tesitura. Manillar en España, en Hispanoamérica lo llaman «manubrios». Se trata de un tubo más o menos retorcido, de importancia capital, no en vano es uno de los puntos por los que el ciclista se une a su cintura. En el orden de ajustes, es el tercero, tras los pedales y el asiento o sillín. Su importancia es capital, puesto que a medida que aumenta el tiemop sobre la bicicleta, más importancia cobra la posibilidad de tener distintos puntos de apoyo que permitan modificar los ángulos y los apoyos sobre la bicicleta. Cambiar la posición de forma frecuente nos evitará o disminuirá el adormecimiento y/o dolor de las manos, las muñecas, antebrazos, brazos, hombros y espalda alta (zona cervical). Para ello es que vamos a necesitaremos un manillar que permita el mayor número de posiciones de las manos sobre el mismo. No hay una forma sencilla de pedir un manillar en nuestra tienda de confianza. Se trata de una forma acompañada de varios números relacionados en la manera que se unen las curvas con las rectas. Puedo pedir un neumático de 700×23, pero me resulta bastante más complicado el pedir una manillar con una forma y medidas determinadas.
El manillar de bicicleta y posiciones en el manillar

El manillar de bicicleta y posiciones en el manillar

Hace unos meses que me compré una nueva «flaca»; después de haber estado usando mi vieja bicicleta desde la adolescencia. La conseguí a muy buen precio en el mercado de ocasión. Tuve muy en cuenta que fuera mi talla, que todo estuviera en su sitio y que no tuviese holguras ni marcas de haber recibido un golpe. El cuadro, el cambio, frenos, cadena y transmisión, pedales… Ya en casa, le di un buen repaso con un buen baño profesional de limpieza, a la vez que es un momento único para revisar la mecánica en profundidad. Aparentemente todo estaba perfecto y mi gozo y alegría alcanzando cifras de récord. Personalicé la altura del asiento, y me dispuse a realizar mi primera salida con mi bici de fórmula uno recién estrenada. Conseguí dejarla ajustada perfectamente hasta que empecé mi primera salida en serio. Todo iba perfecto; el cambio, los frenos, las ruedas. Todo a pedir de boca salvo en un punto: la posición de manillar bajo era demasiado baja, y los brazos no me daban para llegar de forma cómoda en la posición más aerodinámica de mi recién estrenada «Paulina». Desde entonces he estudiado cuanto manual sobre biomecánica pasaba por mis manos. He aprendido a ajustar la altura y el retroceso de la tija/sillín, he aprendido el ajuste de la altura y alcance de la potencia sobre la barra horizontal del manillar. Me he podido dar cuenta que en todos estos manuales se habla de los tres puntos del triangulo (pedales, asiento y manillar), pero muy poco o nada en relación a la posición baja del manillar de cabra. He encontrado muy poca información para poder llamar a esa posición medio tabú, medio misteriosa, de forma que pueda ir con mi chuleta de dormas y medidas del manillar que necesito para mi amiga «Paulina«.

Clases de manillar para la bicicleta de carretera

Mi bicicleta de aventuras utiliza un manillar «convencional» de cuernos de cabra. Hoy en día existe una cantidad ingente de manillares específicos para pruebas concretas. Se me ocurren lo específicos de contrarreloj, o los múltiples con formas exóticas para pruebas en la pista del velódromo. En este caso concreto no nos vamos a referir a ese tipo de manillares especiales. La cuestión capital es cómo elegir adecuadamente el tipo de manillar que yo quiero para uso en pruebas en línea. La primera cuestión que me surge es la tocante a la anchura del manillar en cuestión. En relación a estas últimas se suele encontrar anchuras de 36, 38, 40, 42, 44 y 46 centímetros de centro a centro de las dos curvas verticales. La otra medida es el diámetro de la zona por donde se une a la potencia. El tamaño joversize estandarizado es de 31,8 mm (pulgada y un cuarto en medidas anglosajonas). A todo esto hay que tener en cuenta el material con que está hecho; generalmente aleación de aluminio o fibra de carbono. A estas medidas y a una bonita foto de tres cuartos es a lo que normalmente nos tenemos que enfrentar el común de los mortales, cuando nos vemos en la tesitura de efectuar una elección en el mercado de repuestos de la bicicleta. Pero la historia no puede acabar aquí, hay mucho más. Cuando hablamos de clases o tipos de manillares de bicicleta de ruta, nos estamos refiriendo a la clasificación teniendo en cuenta la forma del mismo. Existe tres forma básicas que los diferencia: clásico, ergonómico (o ergonómico) y compacto. Estas tres forma básica, junto con el alcance (reach) y la caída (drop) son todo lo que necesitamos para definir completamente el manillar que necesitaremos para ir perfectamente en las tres posiciones básica (barra horizontal, manetas freno y posición inferior), aunque especialmente son las dos últimas las que más nos interesan en relación con tamaño y forma del manillar. La posición sobre las manetas se ve afectada por el ángulo de giro de manillar sobre la potencia, al igual que sobre ajuste el ajuste de éstas sobre la curva del manillar. Si hablamos de forma, deberemos valorar antes el ángulo del manillar sobre el apriete con la potencia. Con una leve rotación, podemos hacer un cambio enorme en los dos puntos de sujeción de las maneta y postura baja. Un sutil cambio de este ángulo puede producir cambios dramáticos en la postura del ciclista sobre el manillar. Hay una norma no escrita que dice que el manillar debe estar paralelo al suelo en su parte final, esa que suele terminar en sendos tapones del tubo inferior. En realidad debemos saber que haciendo ajustes muy ligeros sobre el ángulo del manillar, tendrá consecuencias rotundas sobre el comportamiento del manillar. Así que, basado en ello, debemos saber que haciendo pequeños y sutiles cambios en el ángulo, la posición, el tamaño y la forma, obtendremos cambios capitales en la biomecánica de nuestro cuerpo. Lo que viene a concluir que es muy fina la línea que separa el gozo del más insufrible de las torturas. Obvia decir que en aquellos conjuntos de potencia y manillar integrados, no es posible realizar este ajuste. Al igual que tampoco es posible cambiar la longitud de la potencia ni la forma del manillar. Estas limitaciones, junto a las de su elevado precio, los convierte en unos componentes sólo para unos pocos. En verdad que si hay un componente, además del sillín, que puede hacer que nuestro paseo se convierta en una tortura, ese es sin ninguna duda «el señor manillar». Pero… ¿cual es el mejor modelo de manillar para mí? ¿cual se adapta mejor a mi estilo de conducción de la bicicleta? Nos vemos en la segunda parte donde pasaremos el manillar por nuestra máquina de rayos X, y le robaremos sus más íntimos secretos. Ir a segunda parte»

Libros recomendados sobre ciclismo

Alimenta tus Pedaladas. El libro referencia de la alimentación para el ciclista. Somos lo que comemos, que la medicina sea tu único alimento, el estómago es la antesala de la vida… las citas son ilimitadas, y razón a ninguna le falta. La única manera natural que tenemos los humanos de conseguir energía es a partir de los alimentos y la realidad es apabullante: cuanto mejor sea la calidad de nuestra dieta, más fácil será disponer de la energía que vamos a necesitar para desarrollar cualquier actividad física.
El placer del ciclismo: Guia practica para principiantes, tecnica, tacticas y trucos de pedaleo, rutinas de entrenamiento y mecanica basica
Guía básica de entrenamiento para ciclistas. Tanto si su bicicleta es ya una pieza clave de su entrenamiento habitual como si está abandonada en su garaje, Eric Harr muestra en este libro que esa apreciada reliquia de su infancia es su pasaporte para mejorar su estado físico.

Comparte con tus amigos «El manillar de bicicleta» pulsando tu botón favorito.

Guardar
Compártenos con tus amigos:

Tags:

Categorised in:

4 comentarios

  • @alonsoleon07 says:

    El ciclismo me ha ayudado mucho en el tema de la hernia discal, me fortalece la espalda baja y no siento los dolores de la enfermedad, hagan bicicletas es muy bueno para todo el cuerpo…

  • Alberto says:

    Hola,soy ciclista afiebrado ya por mucho años,la experiencia me ha demostrado que uno de los puntos básicos para un buen desempeño sobre la bicicleta y que evita sobre esfuerzos peligrosos,es el fortalecimiento de la parte superior del cuerpo,empezando por los músculos del abdomen,los pectorales,los hombros,bíceps,tríceps y brazos en general,así como todo el conjunto de los músculos de la espalda….esto aumenta el rendimiento y ayuda en su conjunto también a un mejor desempeño de las piernas durante los esfuerzos largos y prolongados tanto en la cuesta como en los descensos.
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.