Eddy Merckx y el récord de la hora (2/3)

Preparando el intento

Así, mientras que Eddy continuó ganando grandes y pequeñas carreras durante el otoño (incluyendo dos veces en Lausanne y una vez en Sallanches, todo en el mismo día!), Para él eran parte de un plan más amplio que le llevara con la mejor forma posible a su tentativa de la hora. Las cosas iban según lo previsto en los planos técnicos y físicos, sin embargo, la aparentemente simple cuestión de dónde se iba a realizar la prueba parecía bastante esquiva a la vez que compleja.
Eddy Merckx y el récord de la hora

Eddy Merckx y el récord de la hora

En 1968, el ciclista danés Ole Ritter, abrió una nueva mentalidad en el ciclismo moderno al hacer realidad las ventajas de las pruebas ciclistas en altura, tal y como quedaría reflejado en los juegos olímpicos llevados a cabo ese año en el mismo escenario. Ritter estableció una marca de 48,654 kilómetros. en la Ciudad de México. Por otro lado WW Hamilton había conseguido el segundo mayor aumento en la distancia recorrida durante la prueba de la hora en el 1898 en Denver, Colorado. Eso dejó a Eddy ante el debate de elegir la tradicional y clásica pista de Vigorelli en Milán, Italia, y las obvias ventajas de la altura de la Ciudad de México. La opción de Vigorelli era atractiva porque implicaba poco recorrido, permitiría la comparación directa con todos menos dos titulares del registro de la hora anteriores, remontándonos a 1935, y que más fácilmente satisfacían las demandas de publicidad de sus patrocinadores italianos, especialmente Molteni. Sin embargo, un viaje a la pista de Vigorelli el 12 de octubre fue decepcionante. Varios días de lluvia habían dejado la pista saturada de agua y no apta para la práctica del ciclismo. Inmediatamente Eddy comenzó a pensar en México. Hay tres razones principales contra tal viaje y otras a favor. 1) Él era muy consciente del intento desastroso de Ferdinand Bracke en México en 1969. Bracke había establecido el récord en 1967 y este fue su intento de retomar desde Ritter, pero el aire le asfixió. La solución de Eddy era montar una cámara hipóxica de entrenamiento mientras estaba conectado a una mezcla de aire equivalente a la Ciudad de México. 2) En comparación con el mismo registro de publicidad no significaba nada. En última instancia, Eddy debería pagar más de $ 20.000 de su propio bolsillo para cumplir su sueño. 3) La tercera objeción, en relación a las comparaciones con anteriores ganadores, era la ventaja que suponía el importante activo de la delgadez del aire de Ciudad de México. Eddy estaba destinado a establecer un récord que sería tan inaccesible que nadie discutiría su dignidad. Por fin llegó el día de la salida. Eddy y su comitiva volaron desde Bruselas a Ciudad de México a través de Montreal, a en el vuelo de las 13:30 horas durante el cual Eddy bebió un par de whiskys y no durmió en absoluto. Por la mañana según el horario de México, estaba en la cama, y tras ​​ocho horas de descanso le fue a echar el primer vistazo al velódromo olímpico. Sin mostrar ninguna clase de fatiga, en efecto, después de unas vueltas de prueba, decidió prepararse su 52X15, 52X14. Sólo Jacques Anquetil había utilizado un desarrollo por encima de 52×13, durante su intento no homologado en 1967. El belga se sintió tan bien que se elaboró ​​una hoja de tiempo para el recorrido preliminar en los puntos de 5, 10 y 20 kms. A continuación un pequeño desastre les sobrevino. Un diluvio tropical envolvió la ciudad de México por la tarde y dejó la pista imposible para la práctica ciclista hasta el día siguiente. Así que Eddy se fue al circuito automovilístico de Ciudad de Mexico para entrenar detrás de un Derny (y escapar de ese modo al tráfico infame de la ciudad). Esa misma tarde llegaron las lluvias dejando la pista empapada nuevamente. La desesperación hizo su aparición en las mentes de todo el equipo que acompañaba a Merckx. El tercer día, martes, encontró la pista inutilizable una vez más, pero el pronóstico de la climatología apuntaba hacia una notable mejoría. Por la mañana Eddy hizo algunas vueltas en el circuito automovilístico, esa noche finalmente tubo la posibilidad de usar la pista. Jean Van Buggenhout, manager de Eddy, estaba a favor de un intento por la noche. Frecuentemente el aire estaba en calma en ese momento, si no hubiera llovido de nuevo la pista estaba seca, y la humedad subía unos cuantos puntos porcentuales, lo que ayudaba a compensar la sequedad de garganta debido al ambiente enrarecido en altura. Por otra parte, el equipo médico de Molteni del Dr. Cavalli, señaló que el aire también podría ser igualmente perfecto por la mañana. La idea era evitar poner en conflicto el reloj biológico de Eddy, ya que a las 20:00 h en México correspondían las 03:00 h de casa. El clima fue el factor crítico. Merckx decidió probar a la mañana siguiente, Miércoles, 25 de octubre de 1972. Además, renunció a la idea de un intento especial sobre una distancia más corta. Decidió que se tomaran registros de referencia sobre la distancia de 10 y 20 km. Sus amigos estaban horrorizados. Anquetil le había advertido acerca de un comienzo demasiado rápido que lo dejaría vulnerable para cubrir con éxito el tramo final de la prueba. Como deportistas a menudo, Jacques habló sin rodeos cuando le dijo Eddy, «No te mates y a volar después.» Jacques incluso relató una historia contada por su amigo y rival, Roger Riviere. Cuando Roger atacó a su propio récord de la hora en 1958. Riviere tenía un bolsillo hecho en su maillot con el fin de albergar una pequeña botella de plástico con agua. Le añadieron un tubo que iba por el interior del maillot. Todo lo que Roger tenía que hacer era inclinar la cabeza y chupar el tubo con el fin de hidratar la boca y la garganta. Pero después de su viaje en Riviere admitió que nunca había tomado un sorbo, a pesar de la enorme sed que sintió al final. El ligero cambio en la posición para beber podría haber alterado su ritmo y no se atrevía a arriesgar ni siquiera el meno movimiento. Si Riviere, un campeón del mundo de persecución y anterior recordman de la hora, no se atrevía ni siquiera a cambiar el ángulo de la cabeza, ¿como podía Merckx pensar en empezar con un ritmo de 50 Km/h? Hablar de aplicar esa idea a cualquier otra persona hubiera sido lo lógico, pero Eddy era Eddy. La idea de comenzar la prueba a toda marcha le excitaba. «Excelente», murmuró más para sí que para los presentes después de revisar un gráfico con datos de mejora de tiempo y velocidad cada 5 kilómetros. «Tengo que sufrir durante los primeros kilómetros.» Tal vez incluso soñaba con dejar una marca por encima de los 50 kms. Nos vemos en la tercera parte y final »

Libros recomendados sobre Eddy Merckx

Eddy merckx (Mitos Del Ciclismo)
Eddy Merckx: The Cannibal by Friebe, Daniel (2012) Paperback
Merckx

Comparte con tus amigos las ”Eddy Merckx y el récord de la hora” pulsando tu botón favorito.

Guardar Guardar Guardar
Compártenos con tus amigos:

Tags:

Categorised in:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.