Perder peso, las dietas de moda 1/2

Perder peso de forma diferente: las dietas de moda.

Mi relación con la báscula

Todavía puedo acordarme cuando era un muchacho y mis padres me regalaron mi primera bicicleta. Por aquella época yo era estudiante de bachillerato y dedicaba a la práctica del ciclismo las tardes de los días de verano y los findes de semana. Siempre he tenido estructura de velocista, con extremidades muy fuertes y gran explosividad. Es posible que tuvieran algo de razón, pero no me faltaron expertos en darme su opinión gratuita acerca de que estaba demasiado gordo para practicar ciclismo.
Perder peso. Gorda en bicicleta

Perder peso

Por aquella época no tenía demasiada idea sobre nada que tuviese ninguna relación sobre nutrición y sobre el modo de alimentarse correctamente. Aún recuerdo cuando fue a ver a mi médico de cabecera, el médico de siempre que nos había tratado de amígdalas y todas clase de fiebres. Entonces sacó de su cajón una hoja de papel que llevaba escrita una dieta hipocalórica con unas ridículas 1.000 calorías. La lista de alimentos era interminable; casi ocupaban todo el reverso de la hoja. A su lado había una escueta indicación de los alimentos permitidos. Una coas me quedó muy clara, pollo desgrasado y lechuga podía comer hasta que reventara, al igual que agua. Desde aquellos tiempo hasta ahora, la lista de alimentos permitidos y prohibidos ha sufrido abundantes cambios. Naturalmente, no cabe la menor duda que la enorme lista de alimentos prohibidos coincidían por una extraña razón con los alimentos que más me gustaban. ¿Cómo puede ser ésto? En relación a la dieta ya poco recuerdo, pero poco a poco empecé a establecer una bonita relación con mi ahora amiga la bicicleta. Por sí sola se encargó de ir esculpiendo con mano lenta pero firme, cada uno de los pliegues de mi cuerpo grasiento, dejando ningún rastro de todo el material sobrante. Hoy en día sé que mi tan querida máquina quemagrasa es como las calderas del Titanic a la hora de incinerar toneladas de materia grasa. Por sí sola se fue encargando de ir puliendo y separando el grano de la paja en su justa medida a las proporciones corporales. Y todo ello sin necesidad de llevar dieta “mata personas” de 1.000 calorías ni de pasar hambre. La única condición es comer de forma saludable, la comida de casa “de toda la vida”, la saludable dieta mediterranea con sus deliciosas ensaladas hechas con aceite de oliva y esos guisos que se toman con cuchara.

Criterios generales.

Hay tantas dietas milagro y programas para bajar de peso en el mercado que hallar uno que nos lleve al destino soñado puede resultar en ardua tarea. El truco está en saber cuales son un auténtico disparate de los que son realmente saludables con criterios racionales y sentido común. No importa que haya sido publicado por el famoso doctos Clodovico. En la actualidad parece como si los doctores se dedicaran más a escribir libros sobre dietas que a hacer lo que siempre debió de ser su verdadero trabajo. Todavía es el momento que resuenan en mi mente muchas de esas famosas dietas milagro que para lo único que sirvieron fue para que los que sus practicantes perdieran algo de dinero, algo de tiempo, y desafortunadamente, algo de salud. Si investigas la razón por la que funcionan ciertos aspectos de cada dieta, podrás crear una dieta que se ajuste a tus necesidades y te ayude a alcanzar tu peso ideal de la manera correcta y nunca recuperarlo. Haz una lista de los puntos donde necesites más y menos ayuda en tu dieta personalizada. Luego elige las mejores partes de todas las dietas que te de la mejor probabilidad para bajar de peso exitosamente. Dietas Bajas En Calorías (hipocalóricas) Bueno… presuntamente la idea es comer menos de lo que se gasta para así tener un balance calórico negativo y perder peso ¿no es cierto? El problema con este tipo de dietas es que la reducción es tan extrema que la ingesta diaria no alcanza para cubrir las necesidades mínimas de mantenimiento que tiene el cuerpo. En todo casi sí hay algo que se puede sacar de las dietas hipocalóricas. Las pautas de alimentación en relación a qué grupos de alimentos tomar y la cu[]estión de los horarios en relación con las comidas a lo largo de la jornada son muy positivos. Sin embargo el problema que presentan estas “torturas hipocalóricas” es que llega un momento en el que el cuerpo y la mente dicen basta y corremos el serio peligro del efecto rebote. Podría ser que al final de la aventura terminemos más gordos que antes de empezar la dieta. ¡Triste! Sin embargo un estudio llevado a cabo en 2011 y publicado en el Obsity Reviews, concluyó que la restricción intermitente de calorías podía ser un gran aliado como estrategia para perder peso. Si quieres saber la conclusión te espero en la segunda parte de este artículo. Nos vemos en la segunda parte»

Paleo no es una dieta, es un estilo de vida

La Dieta Paleolítica, dieta específica o nutrición evolutiva, es un estilo de vida que plantea recuperar la dieta originaria que el hombre ha mantenido durante el 99’9% de su existencia (carne, pescado, fruta, verdura) con el fin de desarrollar todo el potencial físico y de salud que como ser humano puedes alcanzar, descartando especialmente aquellos alimentos que se han incorporando en los últimos 200 años (azúcar refinada, grasas trans y alimentos procesados en general) que la ciencia señala como el origen de muchas de las llamadas “enfermedades de la civilización”: obesidad, diabetes, cáncer, enfermedades degenerativas y cardíacas.
PALEO: no es una dieta, es un estilo de vida. No empieces una dieta que termine algún día, comienza un estilo de vida que dure para siempre. Olvídate de contar calorías, pasar hambre y la comida insípida. Gana salud, vitalidad, fuerza, mejora tu físico, vive más y mejor. Cuestiona los dogmas establecidos. Plántale cara a la industria alimentaria. Únete a la revolución PALEO. Bienvenido a la tribu.

Comparte con tus amigos “Perder peso” pulsando tu botón favorito.

Guardar
Compártenos con tus amigos:

Tags:

Categorised in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *