Bradley Wiggins. Su biografía

«Mi padre alcohólico no pudo decirme nunca cuan orgulloso se sentía de mí.»

El origen de los desequilibrios mentales y emocionales.

La historia de Bradley Wiggins se repite una y otra vez, pero no por ello deja de ser cruenta, injusta e implacable. Los seres humanos necesitamos vivir y experimentar todas y cada una de nuestras etapas vitales, desde el nacimiento hasta la edad adulta. Últimamente las leyes de la los países occidental han evolucionado grandemente en la protección de los menores, sin embargo existe un maltrato psicológico y emocional que resulta prácticamente imposible de detectar. ¿Cómo podemos saber si unos padres besan y le dan afecto a sus hijos? Que yo sepa no hay un manual del padre o la madre perfecto, y en demasiadas ocasiones nuestro legado familiar se convierte en un obstáculo en vez de ser un referente donde mirarnos. Llegados a un punto, sólo podemos saber que «todo va correcto» mediante la transmisión y perpetuación de una vida emocional correcta. La teoría parece ser muy simple y sencilla, pero llevarla a la práctica parece empresa complicada, habida cuenta de la cantidad de víctimas que se cobra esta maldita plaga a través de su paso por la historia de la humanidad. En ocasiones la vida no es justa con las personas, pero suelen ser los niños y las mujeres los eslabones más débiles de la cadena social. Sin duda aquí cobra todo su significado la frase de «las mujeres y los niños primero». La historia tiene ejemplos a raudales. He aquí algunos de los más famosos y conocidos: Marilyn Monroe, Elvis Presley, Michael Jackson,… Todos muertos jóvenes, todos en circunstancias un poco turbias cuando menos. Un estudio del King’s College de Londres,  analizó a personas nacidas entre los años 1950 y 1955.  Se determinó que los adultos con una infancia infeliz tienden a estar enfermos y cierta tendencia a padecer depresión y otras enfermedades mentales, como el desorden bipolar, trastornos esquizoafectivos, psicosis, etc. La historia se propaga igual que una plaga… ¿hasta cuando?

Quien es Bradley Wiggins

El pequeño Bradley Marc Wiggins, nació un 28 de abril de 1980. Ciclista profesional de pista y ruta, pertenece al equipo Sky UciPro.
Bradley Wiggins

Bradley Wiggins

Ganador de varios campeonatos como pistard, ha sido el primer ciclista británico ganador del Tour de Francia, así como el primer ciclista que ha ganado una «grand tour» (una de las tres grandes vueltas por etapas: tour, giro o vuelta) y una medalla de oro olímpica de ciclismo en pista. Su carrera comenzó en el velódromo, donde se especializó pruebas de persecución y de Madison (pruebas de pista americana). En los últimos años se ha ido desplazando hacia la ruta, donde sus actuaciones han sido muy notorias. Ganador de seis campeonatos ciclistas. El primero en 2003 y el más reciente en 2008. Medalla de bronce en los Juegos olímpicos de Sidney  2000, tres medallas más en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, y dos más en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. El largo palmarés de Wiggins: seis medallas olímpicas, que incluye tres medallas de oro, lo convierten en el sexto deportista británico más laureado junto a Steve Redgrave, con seis. Se convirtió en profesional en el 2002, pero su participación fue exclusivamente en pista hasta el año 2007.
Bradley Wiggins Atenas 2004

Bradley Wiggins Atenas 2004

Después de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, Wiggins tomó un descanso en la pista para concentrarse en la ruta. Inicialmente considerado como un rodador especialista en contrarreloj, Wiggins demostró su habilidad en las carreras por etapas, cuando ocupó el cuarto lugar en el Tour de Francia del 2009, la mejor actuación conseguida por un corredor británico de todos los tiempo de la historia del Tour. En 2010 fue contratado como el líder del nuevo Team Sky, y ganó la primera etapa del Giro de Italia. Su primera victoria importante en carreras por etapas llegó en el 2011 Critérium du Dauphiné. Terminó tercero en la Vuelta a España del 2011, convirtiéndose en uno de los tres corredores británicos que sube al podio en un Gran Vuelta. Diez días después, Wiggins ganó la medalla de plata en la contrarreloj del Campeonato UCI Mundial 2011 en Copenhague, Dinamarca. En el año 2012, demostró una excelente forma para ganar la París-Niza, el Tour de Romandía , y conservó su título de Critérium du Dauphiné, antes de ganar el Tour de Francia 2012.

La autobiografía de Bradley Wiggins contada en primera persona

Para tratar de entender a mi padre es necesario ver que él era un hombre bajo una inmensa presión. Sin embargo, nuestro ADN compartido está en mi corazón y en el trasfondo de toda mi historia. Mi padre, Garry, fue un ciclista profesional que no sólo utilizaba las drogas, también traficaba con ellas. Mi madre todavía tiene recuerdos muy recientes de los corredores locales haciendo cola en las noches de los viernes para obtener «la solución» para sus carreras del fin de semana. Esto ocurría en nuestro apartamento en Gante, Bélgica, donde yo nací. En el mundillo de las carreras se ganó el sobrenombre de «Doc». Que cada cual saque sus propias conclusiones sobre por qué le llamaban así, es bastante fácil de imaginar. En un momento determinado tomamos un vuelo para Australia para reunirse con su familia. En el camino de vuelta trae más drogas para Bélgica (escondido en mi pañal). Garry iba a cumplir treinta años, ya había dejado una esposa y una hija en Morwell, Australia, donde se crió. Ahora tenía otra esposa, mi madre Linda, y un hijo pequeño, a mí. Pero todavía no había conseguido el gran avance, el gran triunfo que él esperaba. Después de la Segunda Guerra Mundial más de 80 millones de tabletas de anfetaminas habían sido diseminadas por toda   Europa a la salida las fuerzas estadounidenses. El mercado negro hizo furor entre los ciclistas. Los años 80 fueron el final de esa época. La cuestión es que las drogas y el alcohol fueron cambiando poco a poco su personalidad. Por las noches solían ocurrir unos espectáculos que no eran demasiado agradables de contemplar. Un día, al regreso de una competición empezó a golpear a mi madre de manera agresiva. En ese momento estaba en su punto más alto de consumo de alcohol y drogas. Su amigo Maurice Burton, otro corredor profesional le increpó cuando se dio cuenta de que mi madre estaba tratando de disimular otro ojo amoratado. La ruptura definitiva se produjo en 1982, dos años después de que yo naciera. Mamá me trajo al piso de sus padres en Kilburn, Londres. Con Garry esperaba seguir después de haber terminado sus últimas competiciones. Pero justo antes de Navidad recibimos una llamada que para decirle a mi madre que nos iba a dejar. Había conocido a alguien en el mundo de las carreras y nosotros éramos historia. Un poco después echó todas nuestras pertenencias en cuatro bolsas de basura y tomó el ferry para Gran Bretaña, dejando todo en el piso. Se negó en redondo para ver a Linda, pero insistió en llevarme al Zoo de Londres, donde incluso le pidió a un transeúnte que nos hiciera una foto conmovedora del lugar con un padre y un hijo, aparentemente disfrutando de un día idílico juntos. Esta fue la última vez que volví a verle por casi 17 años. No recuerdo el día en sí. Sólo tengo la imagen del zoo rondando en mi cabeza, tratando de hacerme creer yo mismo, la fantasía de un padre como el de cualquier niño. Unos meses más tarde apareció con una bicicleta de niño. Después se marchó; la puerta se cerró firmemente para siempre. A Garry no le preocupaba que no existiera. Su carrera deportiva estaba a punto de acabar, pero para ser justos, durantes unos años emergió de sus cenizas e incluso llegó a tener todavía tres años más bastante buenos en lo referente al dinero. No le fue del todo mal y pudo hacer algo de dinero. Después entró en una espiral hacia ninguna parte. Había quemado la vela por ambos extremoso, poco a poco fue tragado por su propio agujero de oscuridad. Nada ocurrió hasta que en 1997  me llamó de forma inesperada. Yo estaba en Australia, en unas pruebas donde se elegía a los candidatos para los Juegos Olímpicos de Sydney. Desde la anécdota del zoo de Londres de 1983 no había vuelto a tener oídas suyas. Cuentos de su carrera habían ayudado a alimentar mi afición al ciclismo, aunque la verdadera inspiración fue la medalla de oro ganada por Chris Boardman en los Juegos de Barcelona  1992. Garry era un desastre emocional y me decía «lo siento» casi por cualquier cosa. No me impresionó gran cosa, y actué tranquilo, que es precisamente lo que haces cuando tienes 17 años. Entablamos una especie de amistad descafeinada. A mí no me desagradaba la idea de hablar de bicicletas juntos. Fue cuando yo estuve en Australia en un campo de entrenamiento que nos volvimos a ver. Junto con sus otros dos hijos de diferentes esposas, Shannon y Madison, nos reunidos por primera vez. Fue surrealista porque  Garry no estaba en buena forma. Su último matrimonio se había hecho ciscos y se le notaba a una legua que había vuelto a la bebida nuevamente. Al año siguiente, en enero de 2000,  quedé con él durante tres semanas antes de otra concentración de entrenamiento en Australia. Fue un desastre. Siempre estaba metido en peleas y bebiendo a la salud de Australia. ¡¡Maldición, no había manera de librarme de aquello!! Seguí hacia delante,  en 2004 dejó un mensaje para mí después de mi éxito olímpico (Wiggins ganó tres medallas). Luego, el 26 de enero de 2008, recibí una llamada a las 4:00 de la madrugada, en el  fondo sabía que estaba muerto antes de que me respondieran. Había sido encontrado inconsciente y sangrando a las 07:00, hora de Australia. Era en  Segenhoe Street, Aberdeen, Nueva Gales del Sur. Había estado allí durante nueve horas antes de ser ingresado en el hospital. Había sido molido a golpes y tenía una gran herida en la parte posterior de su cabeza. La policía utilizó una unidad especial de homicidios, que se utiliza para investigar los asesinatos sospechosos y muertes sin explicación. Nunca se ha resuelto, aunque básicamente lo único verdadero es que fue asesinado. Esos fueron los círculos por donde solía merodear, un alcohólico que bebía con personajes desagradables y de dudosa ética. Con eso está todo resumido. En mi cabeza había revivido anteriormente ese momento. Su hermana mayor, Glenda, y su hija Shannon fueron a recogere sus objetos personales de la casa de Muswellbrook. Era un montón de porquería, pero también había un montón de recortes cuidadosamente arreglados que cubre todos los aspectos de mi carrera desde el principio en el Campeonato del Mundo de pista del  2007. Es agradable pensar que él estuviera orgulloso, pero eso nunca lo iba a demostrar ni sucedería mientras que estuviese vivo. En mi bici de garaje me alejo pedaleando durante tres horas. ¿Cuáles fueron mis sentimientos acerca de Garry y su caótica vida? ¿Cómo había llegado a ocurrir que yo estuviese llorando por un hombre que no se había reunido conmigo durante cinco años? ¿Qué ocurrió exactamente en Australia? ¿Cómo me las arreglé yo mismo para no caer en las mismas trampas que  destrozaron la vida de Garry? ¿Tengo el hambre para llevarlo a otro nivel? ¿Cómo podría vivir sin mi esposa Cath y nuestros hijos? ¿Y cómo pudo Garry abandonar a sus esposas e hijos, no una, ni dos, sino tres veces? Llegué a una conclusión sorprendente, que en el fondo yo estaba casi contento de que se hubiese ido, por lo menos habría aliviado el sufrimiento. Y me alegro de que Garry no pudiera hacer más daño. Contento de mí mismo y mis dos hermanas a medias podría ser libre de la nube de tinieblas que siempre se cernía sobre nosotros. Él era libre … y nosotros también. P.D.: En este artículo no se hace referencia acerca de una futura adicción al alcohol por parte del protagonista de la historia. De eso hablaremos en un próximo artículo donde la historia continuará. Justo dos días tras la publicación del presente artículo, Bradley Wiggins gana ante sus conciudadanos la medalla de oro de la crono individual. Con esta suman ocho medallas de oro y se convierte en el británico que más veces ha subido al cajón de los vencedores. Ha sido una prueba en la que el británico ha ido dando los mejores tiempos por los puntos intermedies, siempre delante de su compatriota Chris Froom, el cual ha quedado tercero, y Tony Martin, que ha sido plata. Finalmente ha dado un crono de 50 minutos y 39 segundos.

Los mejores libros sobre ciclismo

Sky’s the Limit. Sky, el límite es el cielo.
Sky’s the Limit. Sky, el límite es el cielo.
Gore Bike Wear Element Thermo – Maillot de ciclismo para hombre, color negro/ amarillo flúor (neon yellow), talla L

Comparte con tus amigos » Bradley Wiggins, su biografía» pulsando tu botón favorito.

Compártenos con tus amigos:

Tags:

Categorised in:

2 comentarios

  • Gino says:

    Los grandes profesionales de la salud hablan del pasado, como una película en la cual los individuos cortamos la cinta para pasar solo el matiz que nosotros queremos recordar.
    Los niños siempre como niños tuvimos grandes momentos y si los buscamos los conseguiremos.
    Es cierto que muchas veces no estamos conformes con nuestros Padres, ni estos, ni con los que son mejores que estos.
    La verdad es que (José Bitran) Psiquiatra Chileno reconocido, invento o descubrió algo llamado el equalizador anímico, no es más que la forma de evaluar tu vida como una especie de transitar por un rio caudaloso (los rápidos ) a través de una balsa, considerando tus tropiezos, desbalances, caidas, sustos y demás experiencias (buenas o malas) como reesponsable de tus acciones y actitudes en el futuro.
    lo cierto es que algunos no se ven afectados de forma negativa de estos pasados, pues recuerdan las cosas buenas y malas vividas.
    Otros ciertamente recortan la cinta de su vida dejando activa en el recuerdo solo las secciones de tristeza y desagrado, queriendo hacerlas responsables de su futuro.
    Eso estado dr selección de recuerdos es a lo que llama el Dr. Bitran, estados de depresión que pueden terminar entrando en fases ds bipolaridad.
    Lo cierto es que somos nosotros mismo los responsables de mantener adecuadamente sintonizado el ecualizador de la vida, sin responsabilizar a los recuerdos, pues podemos borrar los malos y mantener activos los buenos.
    Que ciclista en el Mundo puede haber ganado tantas medallas como tu y de la magnitud que las has ganado (porque son olímpicas y de mundiales.
    Felicidades Bradley y que sigan los éxitos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.